viernes, marzo 10, 2006

La Cope se queda sola

El resto de radios, los editores y los anunciantes, así como toda la junta directiva de la AIMC, han criticado con saña a la Cope tras la enorme, gigantesta torpeza de sabotear la última encuesta del EGM. Parece que la táctica del bombero pirómano no ha gustado ni a los obispos, oiga. Vaya con lo de la "investigación".

¿Exige este jaleo una refundación de la AIMC y una mejora del EGM? En mi opinión, no. Al menos mientras los anunciantes crean que el sistema empleado es el mejor posible. Por mucho que algunos clamen al viento pidiendo mejoras, lo cierto es que para las audiencias de radio no hay demasiado que hacer. Usar audímetros es complicado por la misma naturaleza del medio (escucho la radio en la ducha, el coche, el gimnasio, la oficina desde internet y la cocina, con cinco aparatos distintos), así que cualquier recogida de datos con una muestra aleatoria decente se basará por ahora en encuesta y recuerdo. Como mucho se puede dar al encuestado un aparato donde escriba qué está escuchando en ese momento, pero el sistema será igual de impreciso.

Las encuestas no son perfectas. Cualquiera que ha trabajado en una empresa del ramo lo sabe, y lo dirá alegremente. El análisis estadístico contribuye a paliar la pobreza de los datos, pero no puede hacer milagros. El problema es que no hay otro modo práctico, ahora mismo, de recoger cifras para según que realidades. Hay señales que el EGM es razonablemente preciso (sus datos están en línea con los de difusión de prensa), pero es evidente que no hay nada perfecto.

Se puede pedir más control e independencia, pero no se explica cómo obtenerla. Todo el mundo que participa en la AIMC está interesado en que los datos sean correctos, empezando por los anunciantes. El EGM es en esencia una gran encuesta hecha por compañías privadas pagado a escote por todos los interesados en tener esos datos, ya que nadie en solitario podría pagar 48.000 entrevistas casa cuatro meses. Si los resultados han afectado al débil ego de alguno de los locutores eso no significa que este roto o no funcione.

4 comentarios:

Berlin Smith dijo...

A mi lo que me tiene sobrecogido es una nota de El mundo de hoy y la posición de la cope acerca de esto: que han demostrado que es manipulable. Es decir, creo la manipulación y demuestro que es factible.

Pero lo que deberían demostrar es lo que insinúan: que otros lo hubieran hecho en el pasado para alterar los resultados.

Entiendo que los datos son inservibles ahora mismo y habría que preguntarse si se puede interponer una demanda para pagar estos daños.

Y, luego, mezclamos todo para que parezca peor: la tendencia de PRISA a conseguir situaciones de ventaja en los reglamentos y definiciones de los sistemas de medición (que no es el único, o si no que le pregunten a coca-cola por qué los segmentos de edad de la medición de televisión son los que son)

Además, no me quito de la cabeza que toda la argumetación se base en el desconocimiento profundo de cómo se hace un muestreo aleatorio.

Berlin Smith dijo...

Olvidaba: y no será todo por la tendencia de Abellán a creerse humorista?

Ignacio dijo...

Hola Roger,
no sé si te lo ha dicho Alex, pero estamos formando un comité anti-Roger para darte la bienvenida. No das señales de vida y sólo sabemos de ti porque sigues escribiendo en el blog. A ver si te conectas alguna vez al messenger y podemos hablar. O por lo menos, escribe algún correo....
Pero el comité ya está en marcha y hay gente en Barcelona dispuesta a integrarlo.
Ignacio

Anónimo dijo...

es cojonudo que se demuestre que el sistema es una mierda y se vaya contra el informador.
Quizás nos debemos plantear si nos interesa tener un sistema que no sirvem, porque para eso lo hago yo y les cobro la mitad, que creo que este sistema es bastante largo.
Por otra parte, antes de criticar escuchen a todas las partes y vean lo que se ha conseguido y cómo se hace el EGM