martes, marzo 21, 2006

Planeta América

Llevo viviendo en Connecticut desde hace un año y medio, y la verdad, me parece que nunca hablo lo suficiente de las rarezas y peculiaridades que tiene la vida en Estados Unidos. De vez en cuando he tratado de colar detalles hablando de urbanismo o del clima, pero me temo que siempre dejo los detalles más extravagantes fuera. Ahí va una lista desordenada de las extrañas costumbres del planeta América, versión Nueva Inglaterra. Que conste que esta es la parte más "normal" (europea) del país...
  • Posavasos. Los americanos exigen, necesitan, piden posavasos. Todos los coches tienen legiones de ellos; en el salpicadero, puertas, entre los asientos, siempre hay lugar para dejar el café.
  • Más posavasos. El carro de la compra en el supermercado (que por cierto, es del tamaño de un Seat Panda) tiene casi siempre un posavasos. Por algo hay un Starbucks incluso dentro del supermercado, claro.
  • Bancos y coches. ¿Alguna vez os ha dado pereza bajar del coche para sacar dinero de un cajero? A los americanos sí. Para evitar el tedio que supone aparcar y andar diez metros, casi todas las oficinas bancarias en zonas comerciales tienen drive-thru banking. En otras palabras, un cajero automático para sacar dinero desde el coche, estilo McAuto.
  • Centros comerciales a la americana. La idea que los americanos tienen de un centro comercial es un strip mall. Básicamente el invento consiste en una calle de tres carriles por sentido de un par de millas de largo, a parir de lejos del centro y sin transporte público que valga, rodeada de mega tiendas rodeadas de aparcamientos al aire libre de dos o tres hectáreas. Algo así como un Carrefour rodeado de miles de coches aparcados, trescientos metros más allá lo mismo con un Ikea, y así sucesivamente. Algo parecido a Montigalà o Alcorcón, pero a escala megalítica ginorme por todo el país, y sin niguna esperanza de ver un peatón. New Haven tiene en los alrededores al menos dos de estos engendros, y es una ciudad de 150.000 habitantes...
  • Noticias irrelevantes. Si alguno acabó hasta el gorro de las niñas de Alcasser o una de las paranoias mediáticas pasajeras que aparecen en España de vez en cuando, que no venga a Estados Unidos. En las cadenas de noticias de aquí uno tiene garantizada cobertura constante de al menos cuatro o cinco casos por el estilo a la vez, siempre relacionados con alguna niña rubia blanca de clase media que ha desaparecido o ha sido asesinada. Y no se cansan, oye. Llevan hablando de la desaparición de Natalie Halloway de manera constante, cada día, desde hace diez meses.
  • Consumismo en serio. Este país es el paraíso del consumidor compulsivo amante de la variedad. El otro día conté en el supermercado unas sesenta variedades distintas de cereal de desayuno, veinte de zumo de naranja natural (el doble sin contamos el de extracto) y unas ocho variedades de papel de váter, sin contar variaciones en el número de rollo ofrecidos por paquete. Todo sigue más o menos el mismo patrón.
  • El pepino. Por alguna razón que se me escapa, en Nueva Inglaterra es una especie de obsesión el servir las cosas con un pepino de acompañamiento. No tengo ni idea del motivo.
  • Obras públicas. No he visto país más lento e incompetente en hacer una reparación a una autopista. Aparte que el estado general de las carreteras deja bastante que desear (sí, es peor que en España), para añadir un tercer carril a diez kilómetros de autopista se pueden tirar tranquilamente cuatro años. En ocasiones, uno se pregunta si se han olvidado qué debían hacer y sólo están paseándose en excavadoras.
Hay más cosas, pero las añadiré otro día. Lo cierto es que Estados Unidos es mucho más distinto a Europa de lo que habitualmente se cree en muchos aspectos, de los más absurdos detalles a las de más calado. Desde su afición por endeudarse a la alergia general de hablar de clase social (en el país más desigual del mundo desarrollado), la cultura y mentalidad americana son muy diferentes.

Lo siento, hoy no había nada interesante en las noticias, así que os toca aguantar batallitas de viajero feroz. Os aguantais.

20 comentarios:

tusitala dijo...

Oye, me gusto tu comentario... Estaba pensando en hacer algo parecido de las rarezas de los peruanos...

Por cierto, vaya que hablas de que son raros los gringos y tu en cambio te dedicas a la estadistica... A contar hasta sesenta variedades de cereal o veinte de zumo de naranja... Como si eso no de ir al supermercado a hacer estadisticas no fuera una rareza!!!!!

Luis Valcarce dijo...

Que envidia. El paraiso del consumista. Por cierto, �no habras tenido la suerte de ir a ver al New England Revolution, el famoso equipo de futbol (soccer)?

Anónimo dijo...

Viaja sin esos aires de grandiosidad ni clichés, por encima del bien y del mal, y disfrutrás más las cosas.

Egocrata dijo...

Aires de superioridad pocos. Tanto los posavasos como el hecho de tener tanta capacidad de eleccion me encantan :-). Por no hablar de la enorme cantidad de cosas que hacen de EUA el paraiso del friki, empezando por Amazon y acabando en poder comprar videojuegos y ver pelis antes que vosotros, atrasados europeos. Y sin ese estupido doblaje.

Por no hablar de la tele (mas series que nadie, y tengo los Soprano. Ah joderse de envidia), de los megadesayunos de fin de semana o tantas otras cosas. :-p

(perdon por la ortografia, estoy en un teclado gringo)

Egocrata dijo...

Ah, y ver al Revolution por la tele ya es bastante tortura. No es raro que no guste el soccer aqui; juegan como unos matados de regional.

Laia dijo...

A mi tambien me gustan los posavasos -especialmente los del coche-. Y amazon, netflix, y las patatas fritas de Rudy's (dejan tanto que desear al churrero de Granollers!). Lo que me mola menos es lo de los centros comerciales. Pero bueno, por alguna razon me compre un coche!

Egocrata dijo...

¿Dónde esta Rudy's? (no puede ser que el rey de la patata frita no conozca el sitio, aunque se mueva a pata).

Ah, y alabado sea Netflix. Nada como ver a Alan Partridge en DVD :)

X-PAX dijo...

Bueno, "Volver" de Almodóvar aún no la pueden ver, y eso que les encanta. Alguna ventaja hemos de tener...

Egocrata dijo...

Ya, pero a mi no me gusta Almodovar :-P. Aparte de tener todo Hollywood para compensar...

DIVINO FRACASO dijo...

Pobres yanques, no pueden vissitar un colmado cubano, que no es que tenga muchas variedades de un producto, es que tiene un sólo producto. Cómo no añorar los mal surtidos almacenes soviéticos, sus coches sin un sólo posavaos. El paraiso perdido.

Lüzbel dijo...

"El paraiso del friki"

Un amigo mío que viajó por viaje de trabajo allí hizo una foto a una tienda de comics.

Estuve pensando en ello durante varios días...¿es una locura comprarse un billete de ida y vuelta a New York para comprar lo que me dé la cuenta corriente de comics de Spiderman y de los Vengadores?

Menos mal que están caros... 8)

Egocrata dijo...

Luzbel, estoy en Barcelona a principios de Abril. Por un modico precio, puedes encargarme cosas :-P.

(y si, para un comiquero feroz vale la pena el viaje. Incluso en New Haven)

Berlin Smith dijo...

Creo que todo lo que dices es cierto: lo más chocante es que todo EEUU, salvo la rareza del centro de NY y de SFO son así: cambia el aspecto, los colores, pero tiene una asombrosa tendencia a la estandarización superdivrsificada (vaya concepto que me acabo de inventar).

Es bien cierto que nuestra mentalidad no tiene nada que ver. A ratos es la exacerbación de determinados elementos de cultura protestante que sí podemos ver en el norte de europa, pero por lo general la distancia de mentalidad y de visión del mundo es enorme.

Lo de la bebida es desproporcionado. Y lo de las variedades de casi todo es monstruoso: ¿has probado a contar el número de variantes de cerveza? ¿de tipos de refresco? Sin embargo, y hace ya cuatro años que no voy y pierdo referencias, siendo multitud las variantes en matices no son tantas las variantes de clase. No se si me entiendes: 42 referencias de cerveza, pero todas claritas y con poco alcohol. Y luego cinco raras, varias europeas.

Tiene de bueno que te pone España en perspectiva. NUestra vida cotidiana es más agradable que la de muchas partes de EEUU y tenemos mejores infraestructuras, es verdad. Y es que España ha cambiado mucho.

Lüzbel dijo...

No me tientes, no me tientes, que estoy haciendo encaje de bolillos para comprarme el "Elder Scrolls IV: Oblivion" y no me va a llegar para muchas alegrías en este Salón del Comic.

Snif.

Egocrata dijo...

No conté la variedad de refrescos; me quedé sin números en la calculadora ya. Hay cientos. Sobre la cerveza, hay mogollón y casi toda horrible. Ugh.

tusitala dijo...

Pero no teneis Inkacola
jejeje.

ironio dijo...

Los cometaristas que estan tirando del tipico "vete a Rusia (o a Cuba)", que se vayan a China donde todo es progreso económico y además no tienen que soportar la terrible dictadura de lo politicamente correcto, porque como en España antaño, había otra dictadura "realmente existente". No hay paises que representan valores sino lugares comunes, y fuera de todas estas cosas, la realidad.

Avelino dijo...

Sí, la verdad es que de vez en cuando aparece algún comentarista despistado que nos recuerda el penoso nivel de "debate" que se produce en algunos foros y bitácoras políticos.

Es decir, en un blog donde se discrepa a veces de EE.UU. y de la "liberalidad " hispana se escribe un texto descriptivo ¡¡¡y hay quien se lo toma como una crítica al capitalismo, a EE.UU. o algo así!!!

Laia dijo...

Roger, te olvidaste de una diferencia basica: los americanos no tienen bayetas ni fregonas!! (va en serio). son poco limpios...

Rudy's esta entre park st. y howe st. en la calle paralela a broadway yendo hacia el oeste. es mi bar favorito! y la cerveza tambien es muy buena.

Posteador dijo...

Eh siempre llego tarde, yo quiero historias de gafosos sobre Yale, cómo llegaste, qué carajo haces, qué tal los seminarios, cursos o lo que hagas etc

Yo quierooooo