miércoles, marzo 15, 2006

De la propiedad de los aeropuertos

Con todo el jaleo estatutario, parece mentira que el PSOE y CiU se hayan quedado encallados en el debate sobre el aeropuerto del Prat. La razón principal es que de hecho la gestión de estas infraestructuras en España tiene bastante de anómala, siendo de hecho Aena una organización bastante inusual. Dicho en otras palabras, muchos países de nuestro entorno tienen los aeropuertos o totalmente privatizados o descentralizados, sin que esto resulte un inconveniente para nadie.

¿Qué racionalidad existe en mantener Aena y la gestión de los aeropuertos centralizada? La razón habitualmente aducida es que de este modo los aeropuertos que generan la mayoría del tráfico y beneficios para la compañía estatal (Madrid, Barcelona, Málaga, Mallorca) pueden pasar parte de sus recursos al resto redistribuyendo las inversiones. En la práctica, sin embargo, esto no sucede, y esto se debe en gran medida a la misma lógica del tráfico aéreo.

La cuestión es siempre la misma, volumen de tráfico. Un avión sólo genera beneficios si va prácticamente lleno, y para poder conseguir llenarlo uno va a un aeropuerto que tenga suficientes pasajeros. Por mucho que uno invierta en infraestructuras en el aeropuerto de Albacete, si no hay gente dispuesta a coger un avión el tráfico no aparecerá. La economía de una ciudad pequeña no turística no necesita de gente cogiendo aviones para ir a otros lugares, y el viajero ocasional que va a visitar la familia no justifica vuelos regulares. El resultado es que la inmensa mayoría de aeropuertos pequeños no necesitan infraestructuras nuevas, ya que están muy lejos de saturar su capacidad, ni tampoco subvención en mantenimiento, ya que las tasas cubren los gastos.

Aena, con buen criterio, en vez de ampliar capacidad donde no hace falta acaba por tratar de solucionar los problemas de colapso de los aeropuertos más saturados, así que de hecho este proceso de subvención cruzada apenas de produce. El dinero va sobretodo a Madrid, arreglando el desastre que era el viejo Barajas, y a Barcelona, que lleva saturado la misma cantidad de tiempo pero que fue considerado menos urgente (con cierta razón).

Si los aeropuertos españoles pasaran a gestionarse como los americanos, bajo el control de las ciudades o los estados / autonomías (con algunos en manos privadas), el patrón de inversiones no se alteraría en demasía. Al contrario, algunos de los aeropuertos marginados hasta ahora (Barcelona) probablemente invertirían con más entusiasmo en vez de tener que hacer cola esperando a que Aena acabe el trabajo en un sitio y cuadre sus cuentas. Los aeropuertos pueden competir entre ellos sin que se rompa España, del mismo modo que Madrid compite con Amsterdam o Heathrow por atraer tráfico.

Tanto PP como PSOE siguen con esa idea paleolítica de los "campeones nacionales", tratando de hacer que todo el país apoye a la compañía favorita de turno a ver si ganamos algo. Sea en el sector eléctrico o en los aeropuertos, es una estupidez. Todos los sectores que se han liberalizado sin pensar en esta clase de chorradas (líneas aéreas, telecomunicaciones) han acabado funcionando mucho mejor que el monolito empresarial de turno. Ya es hora que se dejen de tratar las infraestructuras como vacas sagradas, y se les permita competir entre ellas.

14 comentarios:

Berlin Smith dijo...

Tiene usted mucha razón. De hecho, es interesante que los aeropuertos también compitan entre sí. Barcelona (Cataluña) siempre se viene quejando de la no existencia de vuelos transoceánicos por la conversión de facto de Madrid en hub de todo el tráfico internacional de Iberia. Entiendo que por sus acuerdos con otras compañías, también tendrán a dejar el pasajaro en madrid y no en Barcelona para conectar. ¿Eso ha sido centralismo? Seguro que tiene toda la lógica económica que haya un único gran hub para España (no somos tan grandes, Delta en EEUU tiene 4 para todo el país, Iberia tuvo que soltar Miami por los costes) y la decisión de Madrid o Barcelona... ¿quien la toma? ¿es centralismo?

En todo caso, que los aeropuertos sean gestionados por consorcios competitivos en los que se integren autoridades y cámaras de comercio parece lo más sensato y nadie debería temer nada en ello, especialmente los que dicen que son (sólo a veces) liberales.

Claro que ahora se confunde liberal y católico o cristiano, algo que, sinceramente, me saca de quicio.

tusitala dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
tusitala dijo...

Otra vez con el neoliberalismo a cuestas...

¿Pero que opinan, que se debería vender solo a empresas nacionales o tambien valen las extranjeras? Porque aqui en el caso de los puertos maritimos se dice lo mismo, de privatizar pero no hay que darlo a los extranjeros porque es un sector estrategico y de ello depende la seguridad nacional (etc., etc.)

En Lima el aeropuerto se ha dado en concesion, con la finalidad de que mejoren las infraestructuras (pongan mangas para abordar, que el Jorge Chavez no tenia...) Claro, el resultado es un aumento en las tasas del aeropuerto para que el viajero sustente el gasto y ademas un cobro adicional a las empresas aereas para poder pagar las mejoras. Como es de suponer, el aumento en los costos para las empresas aereas al final revierte en los mismos: los usuarios.

Total, si quieres viajar comodo, paga, si no, puedes irte a Cusco en Bus, que total solo son veinte horitas y una parte en trocha carrozable...

Egocrata dijo...

Barcelona es muy probable que no compita tanto con Madrid como con Zurich, Munich, Gatwick o Milan, aeropuertos más de su tamaño.

De todos modos, resulta absurdo mirar el mercado de aeropuertos y pensar en España, con lo de "dos hubs es demasiado". Quizás a escala española sí, pero no europea; Barcelona podría atraer vuelos de todo el sur de Francia e Italia, tener el mismo tráfico y ser perfectamente viable (no digo que eso sea probable). Si hay un mercado globalizado es este.

Egocrata dijo...

Tusitala, muy sencillo: nada sale gratis.

¿Quién debía pagar las mejoras? ¿Quienes no usan nunca el aeropuerto, de su bolsillo, via los presupuestos generales? Es más justo que lo paguen los usuarios, y más contando que las personas de renta baja no acostumbran a coger aviones.

Sobre ceder a empresas foráneas, no le veo el problema. Mientras el estado vigile que estas cumplan y se encargue de las cuestiones cruciales de sguridad, no importa quien tenga la gestión.

X-PAX dijo...

En mi opinión, saldrá más caro si se centralizan los vuelos transoceánicos. La malloría de españoles no viven en Madrid, por lo tanto se han de desplazar a esta ciudad para coger un vuelo largo, que encima hace aún más largo y farragoso el viaje. Y encarece el vuelo, serán dos o más desplazamientos.

Yo creo que tendría que haber aeropuertos con divesridad de ofertas ppr zonas: Andalucía, Valencia, Cataluña... aunque Brajas fuera el más importante. Es una pena que el Prat pierda los vuelos transoceanicos, cuando de hecho se habrían de implementar un poco más en otros aeropuertos. Y esto serviría para mejorar algunas zonas económicas de España que ahora no están suficientemente bien comunicadas.

Egocrata dijo...

Es una cuestión de economía. Un vuelo sólo es rentable si va lleno. Un vuelo transoceánico no se llena sólo con gente de Madrid, Barcelona o Sevilla; no hay bastante gente. ¿Qué hace la compañía aérea? Hace que todo el mundo de esas ciudades vaya a un hub (Madrid) hasta que pueda llenar un avión.

Vuelos directos sólo se justifican en rutas que por ellas sólas atraen suficiente tráfico. Si no, hubs es la solución.

Berlin Smith dijo...

Creo que egócrata ha hecho la defensa de mis argumentos mejor que yo.

Y estoy de acuerdo en el concepto de competencia regional: AENA es una anomalía (dicho sin insultar, explicado como rareza) en la gestión de aeropuertos. Las ciudades deben tener la oportunidad de poder competir con su infraestructura de transportes sin esperar a que se terminen las inversiones en otras ciudades. Estoy convencido que el ayuntamiento de barcelona y sus asociaciones de empresarios saben mejor y tienen más claro que nadie el aeropuerto que necesitan y deben tener libertad para buscar los medios para hacerlo. Y si debe existir financiación estatal (ojalá no) que sea en igualdad de condiciones: se trata que la gente pueda competir y mejorar el servicio conjunto. Al final, la oferta termina especializándose y beneficia a más gente.

Lo que no me entusiasma es que se subvencionen vuelos y rutas por prestigio. Eso de tener un vuelo directo con todas las capitales, o con determinadas de ellas porque nos da relevancia. Iberia tenía un vuelo a todas partes enlazado con madrid más por consideraciones políticas ( en pérdidas, hasta el punto que se les pedía a esos gobiernos regionales que sufragaran parte de los costes)

Creo que

EVF dijo...

Hehe, efectivamente hemos coincidido, aunque es menos coincidencia teniendo en cuenta que estos días se estaba hablando de la gestión del Prat, y uno no es impermeable a la actualidad...
En todo caso, muy de acuerdo!

Anónimo dijo...

Efectivamente, en el terreno de los aeropuertos, como en todo aquel que afecte a Madrid, el PP y gran parte del PSOE se ponen de acuerdo.
Igual sucede con la blogosfera. Por un lado un estruendoso silencio en la "liberal" ante un megagasto estatal que en cualquier otro lugar hubiera levantado pasiones. Vease el gasto final de la T4 que es mayor que todo lo que se baraja con el Estatut.
Y por otro la "progresista" defendiendo la competencia total y la no intervención del Estado.
Madrid siempre beneficiada.
Eso si, los paletos son los de provincias, hay que ser cosmopolita, Madrid no se fija en el origen y en España no hay centralismo...¿cómo va a haber nacionalistas en Madrid?, ¿qué más podrían reivindicar?

Egocrata dijo...

¿Por qué la competencia total favorecería a Madrid? En todo caso, permitiría a BCN competir sin los lastres que sufre ahora, algo que sería bueno para la ciudad.

Anónimo dijo...

Porque la competencia total tendería a la concentración. Y más teniendo en cuenta que Madrid partiría de una situación de ventaja gracias a la financiación estatal que ha tenido hasta ahora
En todo caso, si queremos competencia total en este tema, ¿porqué no en el resto de temas?. Si lo que debe guiarnos es el beneficio puro y simple o aquello donde la iniciativa privada pueda llegar lo que no se es para qué queremos un Estado dejemos actuar al mercado y ya está.
Permiteme que siga jugando al aprendiz de psicologo pero es que entiendo que para un madrileño esto sea dificil de entender, igual que para un rico es dificil de entender que hay que hacer algún tipo de redistribución de renta y no dejar actuar simplemente al mercado y la competencia...

Egocrata dijo...

No tendría porque pasar eso. Madrid es el hub de Iberia, y tiene una carestía de slots importante ya de origen. Barcelona, no.

Aparte que el Prat lo están ampliando ahora mismo; una vez acabado, la capacidad no será demasiado distinta (55 millones de viajeros al año contra 70), y aún contando con espacio para crecer (hacia el mar, si es preciso).

Norberto dijo...

No me metere en si tiene que haber un hub, dos o cuatro ni en ninguna otra cuestion de gestion aeroportuaria por la sencilla razon de que no entiendo de eso. Pero si estamos de acuerdo en que la gestion centralizada de AENA es una anomalia en este mundillo y tambien en que es mejor la competencia que la coordinacion tramposa, pues a que hablar mas: que cada aeropuerto se busque la vida y la ciudad que no pueda mantener un aeropuerto que vayan en patinete.