lunes, marzo 28, 2005

Ideas sobre la ley de financiación de partidos

Siguiendo mi tradición de llevar la contraria, voy a hacer hoy una crítica a la propuesta del PSOE para la nueva ley de financiación de partidos. No hace falta decir, una propuesta cargada de buenas intenciones, donde la transparencia reina y las donaciones anónimas están prohibidas. ¿Suena bien? Bueno, mi teoría es que es una estupidez.

Veamos. Mi idea es que la financiación de los partidos, como más opaca, mejor. No creo que el público debe saber quien da dinero a los políticos, ni cómo financian las campañas. No es algo que deba importarnos. Lo que es realmente crucial, es que los políticos tampoco lo sepan. Si las donaciones son públicas, los partidos saben quien les está dando dinero, y pueden tratar de pagarles el favor con ayuditas variadas. El hecho que los ciudadanos sepamos quién da el dinero no es demasiado relevante; primero porque las ayudas no tienen porque ser evidentes (y pueden esconderse tras alta retórica) y segundo porque el daño ya está hecho, no importa que el político pierda las siguientes elecciones o no.

En toda democracia como Dios manda el voto es secreto, precisamente para evitar compra de votos. Si el político no sabe a quien le debe el cargo, no puede pagarle el favor, básicamente porque todo el mundo jurará haber apoyado al que manda. La financiación debería ser igual. Si alguien dona dinero a un partido, debería hacerlo por convencimiento, no por interés; el hecho que el político no sepa que fue él quien le paso el cheque no debe importarle.

Sería necesario, por tanto, crear una agencia de financiación de partidos, que estuviera entre donantes y políticos. La agencia recibe el dinero (que el donante puede declarar a hacienda como donativos a caridad), y lo pasa a los partidos según los deseos de quien le dió, ocultando, no obstante, su procedencia. El partido tiene el dinero, pero es como un voto: algo valioso pero imposible de precisar a quien se le debe. Si, el director del banco o petrolera de turno le jurará que le dio dinero, y que le debe favores, pero ¿cómo sabe que no es un farol? todo el mundo tiene incentivos para jurar que da dinero sin darlo.

La idea original ronda por el mundo académico desde hace una temporada (Bruce Ackerman creo que es el "culpable"). Es treméndamente ingeniosa, y tiene bastante sentido, al menos sobre el papel. En teoría, favorecería al PSOE (que recibe menos dinero que el PP) así que si fueran un poco valientes (no creo) se podría hablar de ello. Soluciona un problema complicado de manera sencilla y elegante. No se puede pedir más. Creo que merece debatirse, al menos.

Actualización: si alguien quiere saber más de la teoría, sin intermediarios, el libro en que el señor Ackerman explica el tinglado se llama "Voting with Dollars", y aunque aún no lo he leído, me dicen que es estupendo. Hala, ilustraos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una idea ingeniosa, pero los partidos pueden recoger comisiones igual...

Egocrata dijo...

Bueno, se supone que las cuentas de los partidos seguirían siendo vigiladas. Las comisiones son un problema distinto.

Nearco dijo...

Tengo una idea mejor, ¿qué tal si se lo curran un poco, como los demás? No sé, podrían vender camisetas o pastelitos frente a sus sedes, como los niños para pagarse el viaje de fin de curso. O mejor, podrían ahorrar una mínima parte del PEAZO SUELDO que les pagamos e invertirlo en las pancartas y mítines... :D

David Estellés dijo...

Que un empresario de la construcción soborne a un concejal de urbanismo para obtener ciertas ventajas frente a sus posibles competidores es algo penado por la ley. Si ese empresario hiciera una generosa donación a algún partido político con un ideario afín a sus intereses económicos, no estará incurriendo en ningún delito. Sin embargo, esta acción no dista mucho de la anterior. En el primer caso, se está haciendo un uso ilícito de un cargo público para favorecer ciertos intereses personales. En el segundo, se está apoyando económicamente a un partido político, por lo que éste tendrá más capacidad de dar difusión a su ideario político y más dinero para propaganda. Y la propaganda es muy efectiva. Se pueden conseguir muchos votos saliendo en los medios de comunicación.

David Estellés dijo...

Las donaciones anónimas y de empresas a partidos políticos desvirtúan la esencia de la democracia, moldeando el mapa político a gusto de los que más dinero donan. Esas donaciones son otro tipo de soborno, solo que esta vez, en lugar de hacer cambiar la decisión de una sola persona, se está actuando sobre la 'voluntad' de todo el Poder Legislativo. Esto sería perfectamente ético si hubiera una relación directa entre el dinero donado y el número de personas que apoyan ideológicamente el partido agraciado con la donación, pues de esta forma no se estaría falseando la democracia.

Egocrata dijo...

Por eso digo que las donaciones deben ser anónimas. Si los políticos no saben quien hace el donativo, no pueden ayudarles.

Nearco, aunque parezca mentira, pero los políticos cobran relativamente poco. Alguien como Solbes o Sebastián podrían estar haciendo diez veces más el dinero que hacen ahora sin problema en la empresa privada...

Nearco dijo...

Egócrata, define "relativamente poco". Comparado con la realidad...ejem.

David Estellés dijo...

No digo que los políticos quieran recompensar a quienes les han ayudado económicamente. Es algo mucho más sutil que eso. Los políticos, cuya ideología favorece a los que donan el dinero, tendrán más capacidad de acción, por lo que les podrán favorecer con mayor efectividad. Se trata de un falseamiento de la voluntad popular, no de un soborno propiamente dicho.

Egocrata dijo...

Entiendo. Tradicionalmente los partidos de derechas tienen más dinero, aunque esto parece que está cambiando un poco. John Kerry, por ejemplo, recaudó tanto o más que su oponente en estas últimas elecciones.

Nearco, 150.000 Euros suena a mucho, pero cualquier directivo de nivel de una empresa grande (BBVA,Telefónica, cosas así) cobra como mínimo el doble, y es un trabajo que alguien que ha llegado a al Generalitat puede conseguir sin problemas. Aún así, el cargo que has señalado (presi de la Generalitat) es el político mejor pagado de España, y de lejos. ZP cobra bastante menos.

Carmen dijo...

Hombre, según lo explicas tiene todo el sentido; aunque habría que preguntarse si a pesar de que las donaciones son secretas lo son "de facto", vamos, que me parece raro que muchas de ellas no se hagan ya a cambio de favores...
Saludos!!! :)

Anónimo dijo...

Si las donaciones pasa por un órgano intermedio, entonces el sistema puede negar las ayudas que llegan a determinados partidos repartiendolas cómo quiera, cómo es secreto nadie lo sabría, podría hacerse incluso por iniciativa de un solo trabajador del órgano intermedio. Yo no me fio de los políticos, tampoco de los funcionarios.

Anónimo dijo...

Las donaciones anonimas generan mucha mas corrupcion creo yo, porque aun siendo anonimas los partidos saben quien hace las donaciones, seamos serios cuando salen los candidatos salen siempre alguno de los que mas donaciones recibe, por tanto la gente y empresas con mas pasta es la que pone a los Zapateros, Aznares, Obamas, etc. Luego estos se deben a sus amos para sacar adelante las politicas que le interesan a las elites, si no se da el caso y sale un Evo o un Hugo Chavez (socialista de verdad no como ZP y por tanto 'terrorista' para el sistema) ya vendra el BM y el FMI con sus créditos y sus 'ajustes estructurales', si aun asi no quieren nada mandarán a sus topos de la CIA y el FBI a montar una supuesta revuelta. Hay que estar atento porque muchas veces las cosas no son lo que parecen y sobretodo no creerte ni el 15% de lo que te diga la caja idiota.

OjO: No soy chavista, no creo que este bien eliminar a la unica television crítica, pese a que esta trate de generar una guerra civil.