miércoles, marzo 02, 2005

Haciendo el ridículo en el exterior...

Bueno, el muy investigador periódico El Mundo destapa como ¡oh, megaexclusiva! que los terroristas del 11-M querían volar la estación de Grand Central, en Nueva York. Aparte de extrañarme esta obsesión que tiene el terrorismo de atacar los trenes que me quedan cerca (vivía al lado de Atocha el año pasado...), me ha extrañado un poco el hecho que no haya tenido demasiado eco.

Bueno, sí lo ha tenido. Se lo han tomado a chufla. En otras palabras, no le han dado puñetera credibilidad, porque no la tiene. Es lo que pasa cuando periodistas/ amateurs tratan de salvar el planeta de la amenaza de turno.
.