jueves, enero 20, 2005

El desastre de siempre

Como ya viene siendo costumbre, el cine español se derrumba en la miseria y pierde otros tres millones de espectadores. Eso habiendo un aumento de público en las salas y con el mismo nivel de producción.

Evidentemente, los aguerridos artistas ibéricos critican al malvado imperio americano, a que los españoles son tontos y sólo ven basura gringa, y piden más subvenciones. Eso, como vuestras pelis no las quiere ver la gente, que las paguen con sus impuestos, les guste o no. Pues mira, un cuerno. Si la gente vota con su cartera y piensa que aparte de Amenábar y Almodóvar (que hace dinero fuera a espuertas) no hay nada que valga el precio de una entrada de cine, que se vayan a tomar viento. Si quieren hacer arte, que lo hagan de su bolsillo. Lars Von Trier no va por ahí deprimiendo a la gente y mendigando subvenciones, vamos.

Y así nos van, con bodrios como "Tiovivo" de Garci nominadas a mejor película en los Goya. No, si es que es arte. Que no lo entienden.