viernes, enero 21, 2005

Juerga para toda la familia, estilo israelí

Bueno, para los que creían que el pollo en oriente medio no era demasiado excitante, ahora Chenney dice que a lo mejor Israel va solito a por el programa nuclear iraní. ¿No es encantador?

Israel ya ha hecho algo parecido una vez, con un reactor nuclear (de origen francés, que aquí jugamos todos) que estaba construyendo Iraq, allá por los ochenta. Ahora casi parece que la Casa Blanca quieren que entren en el baile. Claro, dice que sería malo. Pero narices, que es eso de ir dando ideas...

La verdad, la política americana en la zona es ya desconcertante. Si eres un imperialista a la antigua, invades, oprimes y/o pones un títere. Y punto. Si eres un fan de la democracia global, ayudas a los demócratas, no vas dando excusas al nacionalismo local. Si quieres un contrapeso a tu dependencia de los saudies, no vas con gasolina en una mano y un lanzallamas en la otra pegando brincos a su alrededor. Si quieres otra guerra, no vas por el mundo con un déficit presupuestario digno de Argentina. Y si quieres arreglar el enredo Palestino, no vas dando ideas raras a Israel e Iran sobre ataques por sorpresa, ni vendes bombas rompe-búnqueres a tu aliado.

Claro, podrían estar complementando a la zanahoria europea con la amenaza del palo israelí, pero creo que sacar a pasear israelies no es la mejor manera de animar a Irán a cooperar. Joder, si algo molesta a tu archienemigo, es que tiene que ser bueno por cojones.