martes, octubre 11, 2005

Campeonato de burradas estatutarias

La verdad, están que se salen. Una cosa es no estar de acuerdo en algo, y otra es hacer críticas en plan merluzo.

Zaplana, por ejemplo, que es probablemente el mayor experto en pececitos del parlamento (no en vano convive con el a veces muy besugo Acebes) hoy suelta que el proyecto de reforma del estatuto es una "OPA hostil contra la constitución". Llevando la lógica difusa tan en boga del crimen por asociación (ETA habla con Rovira, Rovira es ETA, Rovira habla con Maragall, Maragall es ETA...) supongo, pero lo cierto es que como metáfora apesta. Parecería que Cataluña quiere invadir España, vamos, así que menos terrores ante el separatismo.

Ibarra, que de merlucear también es un experto, dice que sin el término "nación" el 90% del Estatuto "se borra". No sé cuántas veces uno debe repetir que el valor legal del término de las narices se situa al mismo nivel que si Madrid se constituyera en "país de los pitufos": cero. El resto del proyecto de reforma, por tanto, podría permanecer igual en caso que Zapatero cambiara el término de "nación" a "campo de barretinas" o "unidad de destino en lo universal". Si no le gusta el articulado al señor Ibarra, estupendo, pero señalar lo de nación es como quejarse del color de las tapas.

Para burro con todas las letras, Francisco Vázquez, que lee el preámbulo, se asusta, y envía a parir todo lo demás sin leerlo. Lo reconoce él mismo. Otro que se esfuerza es el presidente balear, Jaume Matas, habla de lo de siempre (insolidaridad, taifas, etc...) por una reforma que da muchas menos competencias que las que da el idolatrado estatuto vasco.

Para miedos miedosos, los de Jaime Caruana, que habla de fragmentación de mercado, ineficiencias, y no se que mil cosas más. Como si la Constitución Española o los estatutos pudieran hacer algo ahora. Quien vela por la unidad de mercado en prácticamente todos los frentes es, cada vez más, la Comisión Europea, no los pobres parlamentos autonómicos. Por no hablar de sacar mitos como el intervencionismo (el mismo que el de la constitución...) o el control de las cajas de ahorros, cuando Cataluña tiene ahora mismo una de las leyes menos intervencionistas sobre el tema, y el estatuto no cambia nada. Como cuando llora Alberto Recarte, vamos, ese consejero de Cajamadrid por la gracia de su ideología.

Ya digo, el estatuto no es perfecto (demasiado largo, con mucha paja y alguna chapuza seria) pero enviarlo a parir diciendo burradas me pone muuuuy nervioso.

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Augie March dijo...

Me voy a la cama, pero para mañana deberes:

A)
Por no hablar de sacar mitos como el intervencionismo (el mismo que el de la constitución...) o el control de las cajas de ahorros,

B)
cuando Cataluña tiene ahora mismo una de las leyes menos intervencionistas sobre el tema, y el estatuto no cambia nada.

Repasa esto. El problema es "A". Otro problema será "B": lo ignoro pero no me creo que menos que Soria, por ejemplo. "A" es falso. De mito nada. De hecho, es inconcebible el control que pretende la Generalitat en todas las cajas catalanas del territorio español. Algo surrealista, incluso, que ha declarado imposible de aceptar el propio Zapatero.

Anónimo dijo...

Tb en el ultimo berreo de Ibarra que suelta, que los españoles creemos que de nacion solo hay una +- con esto este señor practicamente biene a decir que los catalanes no son españoles.
Por otro lado me he leido de momento las 15 primeras paginas y lo que no me ha gustado son 2 cosas.
1-Que consagra Catalunya como parte de la union europa, no veo pq tiene que estar esto en el estatut, ya sabemos lo dificil que es reformarlo.
El tema de si la comunidad economica europa conviene al ciudadano de api tal y como esta concevida es otro debate pero no entiendo pq tiene que consagrarse en el estatut.
2-No me gusta que en muchos articulos la primera parte de la frase tiene buena pinta p.ejemplo los ciudadanos tienen derecho o una vivienda, o a un salario digno etc... pero al final del parrafo dice pero esto se regulara con leyes que ya se haran o no.
Por lo tanto es como un brindis al sol pq si la ley que se haga dice de esto nada todo lo demas no tiene ninguna importancia.
Bueno cuando lea el resto ya me hare una idea, pero de momento me esta gustando bastante y entiendo pq muchos estan furiosos, al señor de a coruña le diria que el preamblo no tiene ningun fundamento juridico quizas no le guste pero mejor que se lea lo demas.

un pequeño ejemplo:

ARTICLE 26. DRETS EN L’ÀMBIT DE L’HABITATGE
Les persones que no disposen dels
tenen dret a accedir a un habitatge digne,
cosa els poders públics han d’establir sistema
de mesures que garanteixi aquest condicions
"que determinen les lleis."

ARTICLE 25.
DRETS EN L’ÀMBIT LABORAL
2. Les persones excloses del mercat de treball perquè
no han pogut accedir-hi o reinserir-s’hi i que no disposen
de mitjans de subsistència propis tenen dret a percebre
prestacions i recursos no contributius de caràcter
pal·liatiu, "en els termes que estableixen les lleis."

Lo que decia "en els termes que estableixen les lleis." con esto invalidas todo lo demas del parrafo pq si la lei dice otra cosa no sirve de nada.

Egocrata dijo...

Augie, no es cuestión de creencia. Es que me he mirado las leyes. Comparada con la Comunidad de Madrid, la ley catalana es Thatcherita.

Anónimo, esto de "según diga la ley" es práctica habitual en todas las constituciones y estatutos. Son principios, no políticas públicas; no puedes poner un corsé de políticas obligatorias en un texto tan difícil de reformar.

Por cierto, por eso este texto no es intervencionista, ni es de izquierdas. Remite todo a leyes posteriores, y lo hace por una buena razón: que pueda mandar cualquiera sin problemas.

Rafael del Barco Carreras dijo...

Las cajas y su expansión van más allá que cualquier estatut...

LAS “CAJAS DE AHORRO” CATALANAS.



Rafael del Barco Carreras



Transformarse en BANCOS PUROS Y DUROS no les ha sentado bien. De “instituciones benéficas” invirtiendo el ahorro popular en un 50% en “Deuda Pública o similar”, un mínimo en minicréditos personales avalados por dos “solventes”, y el grueso en hipotecas a doce años que no alcanzaban el 40% del valor, o selectos edificios de señoriales viviendas alquiladas a precios de favor a las poderosas clases medias y altas “oficiales”, a dedicarse a todo tipo de operaciones bancarias ha resultado una excelente idea para políticos y dirigentes, y muy “mala” para las instituciones.

Si el siglo diecinueve consolidó la industria catalana, el veinte, sus revoluciones y crisis, quebró todas las creaciones bancarias de sus ricos burgueses. Pero aquello no tiene nada que ver con lo actual, únicamente en el resultado, con evidentes diferencias, los actuales “banqueros”, o mejor “cajeros”, se sienten IMPUNES E INMUNES, aunque soplan vientos que afectan sus nervios. Existen denuncias por fragantes delitos de “cajeros” de segunda fila. No hace poco una sucursal de una caja en Gerona fabricaba créditos de hasta 20 millones de pesetas. Sociedades quebradas aparecían en los ordenadores y expedientes con relucientes balances y datos registrales “debidamente valorados”. El tema se halla “aislado” en silencioso sumario. Apenas una anécdota si se observan los créditos de las cajas en las últimas macroquiebras inmobiliarias. La "caixa dels trons"..

Una excepción, LA CAIXA. Su capacidad y potencia bajo la férrea dirección de sus selectos franquistas, Vilarrasau y Samaranch, la amurallaron ante las bárbaras huestes del progresismo y nacionalismo catalán capaces de fundir cualquier impresora de billetes, aunque algunas leyes han dinamitado varios de sus endogámicos pilares. El Poder fáctico por antonomasia en Cataluña rebasa por las cifras y su actuación a nivel nacional y mundial cualquier consideración local.

E irrumpe un personaje clave para crisis de gran calado, Narcís Serra, pretendiendo arreglar el gran desaguisado. La calificación de MOOY´S en “perspectiva negativa”, el despido del Director General, y la última captación de dinero, 1.750 millones de € en cédulas hipotecarias en el Mercado Mayorista de Emisiones, por la Caixa de Cataluña con intereses por encima de los aplicados, indican sin género de dudas que el “negocio” está en una desaforada huida hacía adelante al “coste que sea”, hasta que Corbacho y Montilla enderecen el entuerto convenciendo a su jefe Zapatero. Solo hace pocos meses se dedicaban esos importes a conquistar sillones en corporaciones, multinacionales o semimonopolios, anunciando además millones de ganancias en compraventas que más parecían la del diamante entre amiguetes que operaciones reales. Un calco en grande de la vieja época del Pelotazo.

Acabado un ciclo próspero en captación de dinero, se encuentran igual que el sector bancario de los 70 y 80, arrasado por el pillaje y las aventuras financieras de todo tipo. El arreglo es fácil, se fusionan, la caja resultante obtiene más dinero “oficial”, o se fusiona a la vez con la CAIXA, y se contabiliza el desastre en una cuenta, que se “provisionará o amortizará” durante décadas en que la inflación multiplicará por diez los números globales. Una jugada maestra para el gran Serra que conquistaría la tan soñada presidencia, el cargo más importante de Cataluña, President de la CAIXA. La “única”.