lunes, octubre 31, 2005

Nominando para el Tribunal Supremo: hoy toca un loco de derechas

La próxima vez que dé la más mínima muestra de alegría después que una nominación al Supremo fracase estrepitosamente, recordarme eso de "podría ser peor". Harriet Miers no estaba cualificada para el cargo, pero Samuel Alito no sólo sí está preparado, sino armado y peligroso.

Dicho rápidamente, Bush ha nominado el juez conservador, contrario al aborto y al derecho a la privacidad que la derecha religiosa americana deseaba. Su apodo en círculos judiciales es "Scalito", en referencia al más conservador de los jueces del Supremo, Antonin Scalia. Es igualmente un tipo inteligente, preparado y amante de interpretar el bicentenario texto constitucional americano al pie de la letra.

En fin, los americanos votaron a Bush. Bush prometió nominar jueces conservadores y contrarios al aborto. Bueno, eso es lo que les ha dado. En un país en que el 60% de la población, según encuestas, está a favor del aborto, no deja de ser una anomalía, pero así votaron en las elecciones. Ahora mismo, los demócratas no saben si se arriesgarán a un lucha a muerte (recurriendo al filibusterismo si es necesario) o lo dejarán pasar sin lucha, pero lo que está claro es que no es un candidato moderado. Veremos, pero creo que Alito acabará en el Supremo, con lucha o sin ella.

3 comentarios:

Isra dijo...

Está claro que en algunos lugares del planeta, en vez de ir hacia delante, van hacia detrás...

Anónimo dijo...

Eso de que los americanos votaron a Bush todavía es un poco dudoso.
La primera vez, creo que demostrado, amañaron las elecciones.
En la segunda aún hay dudas en el recuento del último estado.
Es de todos sabido el impresionante apoyo económico de las grandes corporaciones al partido republicano, incluso algunos americanos destacados hablan del secuestro del poder por parte de una secta liderada por Cheney.
Es un poco fuerte, perdo dado lo que sabemos y vemos, tiene toda la pinta de ser verdad

Egocrata dijo...

Aún siendo sociata hasta la médula, en el 2000 no amañaron las elecciones, sólo fueron horriblemente chapuceros. El sistema de votación en todo el país es así de patético. En el 2004 ganaron por 3%; es margen de sobras.

Por cierto, Kerry tuvo en las últimas elecciones casi el mismo nivel de donaciones que Bush.

Una cosa es que sean de derechas, otra es la conspiranoia.