jueves, octubre 06, 2005

Otra de milagros fiscales

Alberto Recarte, que sigue diciendo que gracias a la rebaja del IRPF del 2002, ahora recaudamos más con ese impuesto. Una breve nota: desde el 2002, el IRPF sube cada año, tanto con gobiernos del PP como del PSOE.

¿La razón? los tramos del impuesto no se ajustan automáticamente según la inflación. Los salarios suben, poco a poco, siguiendo a los precios, pero los valores de los tramos de la renta no... así que lentamente, el impuesto va "subiendo" de tramo a todo el mundo, si no se actualiza. Así que cuando sube la recaudación del IRPF este año, el anterior y todos los posteriores a los de una bajada de impuestos no es por milagros lafferianos, si no por una simple subida impositiva encubierta.

De nada.

Nota: cambio en el aspecto de la bitácora, más que nada por variar un poco. Y que tanto azul marea, oye. Si el cambio ofende a alguien, comentadlo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

pasa algo raro cuando miras los comments...

PFL2 dijo...

Hay que distinguir al Alberto Recarte analista económico del político. Y me parece que últimamente los está mezclando mucho.
Egócrata, si no recuerdo mal este último año se introdujeron unos indices correctores en el IRPF para evitar ese aumento encubierto de impuesto. Fue una promesa electoral del PSOE y creo que reformó la ley hace menos de un año lo que pasa es que no sé exactamente para que ejercicio entra en vigor.

De todos modos, hay que decir que, aunque los impuestos se mantengan, si la economía crece y se crea empleo es normal que aumente la recaudación. No sólo por el aumento de los salarios sino porque tributa gente que antes por estar en el paro no lo hacía,. Por supuesto que para Recarte todo esto es por obra y gracia del PP única y exclusivamente.

Respecto a los "milagros lafferianos", cuando pueden tener efectos es en economías que por tener altos niveles impositivas están estancadas o en recesión y que en un momento dado bajan los impuestos (junto con otras reformas económicas) y, a consecuencia de ello, tienen un crecimiento ecónomico y del empleo espectacular. Pero claro, eso no dura toda la vida.

PD.- El cambio os queda muy bien. Renovarse o morir. Espero que esta página siga viva y pujante mucho tiempo.

Saludos

Egocrata dijo...

Claro, pero es que si bajas impuestos, no bajas el gasto y creces con déficit, el milagro no está en ningún lado :-).