lunes, abril 11, 2005

La tontería del gobierno radical

Aznar, que tiene claramente demasiado tiempo libre (que le busquen un curro al pobre hombre), publica otro libro. Esta vez, sobre perfiles de la gente interesante que ha ido conociendo mientras ejercía de megalíder planetario. Vamos, lo de siempre.

Si el libro anterior demostró que era un ser humano y reconoció un error (esa falta de previsión contra el terrorismo islámico que el PP dice que es culpa del PSOE, así en plan bizarro), en este vuelve a su venazo irritante. En otras palabras, envia a parir a todo em mundo menos ex-ministros franquistas (Fraga) y el presidente de Estados Unidos menos popular de la historia fuera del imperio, Bush. No está mal.

Lo curioso del librito en cuestión es cómo insiste en un mensaje que el PP está lanzando constantemente, diciendo que el gobierno de ZP es un gobierno radical. La verdad, no lo entiendo. Radical fue ir a Iraq con menos de un 20% de la población apoyándole, por ejemplo. El mito del acoso al PP, cuando este insistió en ir por libre a partir del 2002 (y empezó a perder elecciones, una detrás de otra) es algo bastante cínico.

Lo divertido es mirar lo que ha hecho el gobierno durante este año en el poder, y tratar de encontrar algo radical. No sé, una nacionalización, o una subida de impuestos masiva, o una prohibición de ir a la Iglesia, algo así. Algo que sea radical de veras. No hay nada. La política exterior (digan lo que digan) apenas ha cambiado en lo sustancial (de hecho, ahora es más de derechas / realpolitik que antes, cosa que tiene mérito) las propuestas en el campo autómico son de sentido común (financiación), y la reforma constitucional es un tibio y razonable que da grima (hasta el punto que Rajoy estuvo de acuerdo).

Estamos en lo de siempre. Si el PP insiste que políticas moderadas son en su opinión radicales, los votantes se van a creer (con razón) que lo que el PP defiende está de hecho en la radicalidad. Cosa que no es cierto (mal que le pese a Jimenez Losantos), pero la anarquía de los mensajes de los populares da esta imagen. Que se espabilen, la verdad.