jueves, junio 02, 2005

¿Ha fracasado el Euro?

Es un debate que no ha salido más allá de Libertad Digital, y que no deja de ser interesante. Si algo tienen de bueno la tropa que allí habita es que por el hecho de ser un poco cafres son capaces de meterse con todo, y la verdad, una vaca sagrada como el euro es algo que debe ser discutido. Veamos.

Luís Hernández Arroyo escribe un artículo interesante en el que no dice tonterías, y en el que lanza algunas comparaciones interesantes, aunque no estoy totalmente de acuerdo con sus conclusiones. Su idea es que el euro ha fracasado. No es una área monetaria óptima; los países están demasiado desalineados, y crea incentivos perversos: siendo el Banco Central Europeo tan grande, los estados no tienen interés en poner su casa en orden fiscalmente, ya que los mercados y la moneda única le cubren de ataques a sus monedas.

No entraré en lo del área monetaria óptima porque siempre acaba siendo un poco el sexo de los ángeles (sólo se sabe si una área económica es óptima si funciona, vamos), pero sí en los incentivos perversos. Aquí estoy de acuerdo hasta cierto punto.

Primero, es cierto que los políticos de ciertos países se han permitido el lujo de hacer el cafre (alemanes, franceses, italianos y portugueses) gastando más de lo que debían/podían, pero no estoy tan seguro que ese efecto le haya dado de rebote al resto. A saber, la economía española va como una moto sin demasiados problemas, y de hecho exportando capitales ya que puede gastar más de lo que lo hace. Se podría argumentar incluso que el anclaje del BCE nos ha ayudado, tras tanta marejada monetaria previa. Y los españoles no somos los únicos que estamos con esas, hay otros países que crecen a gusto.

Segundo, los países que han hecho el burro se lo han acabado encontrando, haciendo real eso de que "no hay comidas gratis". Quienes no han puesto su casa en orden haciendo reformas y se han dedicado sólo a tirar del gasto para crecer, han acabado por encontrarse que la palanca fiscal se quedaba sin energía al cabo de un rato, y al no poder devaluar y con el euro limitando la inflación, se comían el ajuste posterior a golpe de deflación. Es un corsé económico muy fuerte, que obliga a jugar según unas ciertas reglas; los países que las han entendido (y Rodrigo Rato lo hizo, así como Solbes antes y después que él) han funcionado bien, y pueden aprovechar de las "rentas" que les da operar con una moneda fuerte con relativamente pocos sacrificios (y leyendo Keynes y teoría sobre Bretton Woods por un tubo). Los países que se han pasado de listos... pues duele mucho.

¿Qué hubiera pasado, de no ser del euro, estos últimos años? Bueno, Francia, Portugal, Alemania e Italia se hubieran curado de males usando otra receta distinta, sea voluntariamente o por ataques a su divisa, devaluando. Las devaluaciones no son gratis (anda que no dolió la de la peseta en los 90), pero además chinchan al vecino algo fino, ya que de golpe lo hacen mucho menos competitivo, y pueden obligarle a devaluar también. Las tormentas del SME no fueron agradables, vamos.

El euro, lisa y llanamente, evita que los países de la UE se puedan liar a tortas monetarias con devaluaciones competitivas, o que el Bundesbank se aproveche (exportando inflación) de su condición de moneda ancla. Es una solución que introduce límites a la política económica de un país, pero esas limitaciones estarían también, bajo otro nombre, en otros sistemas. Sí, es un sistema rígido, y los ajustes son horrorosos (deflación...) pero se hizo así para evitar otros problemas que también hacían daño de veras.

En resumen, mi opinión los problemas no vienen del euro, vienen de los gobiernos nacionales, que creyeron que la política fiscal era gratis. Y lástima que en LD no me lean, porque la verdad me encantaría saber que dicen de esta lectura de lo sucedido...

6 comentarios:

Egocrata dijo...

A todo esto, si soy demasiado técnico o hablo demasiado raro, preguntad, a ver si me explico mejor.

Las críticas por ser poco preciso os las guardais, que cuando trata de explicar numerología a los niños cuesta hilar fino. Y oye, no soy economista, soy politólogo...

gulliver dijo...

Es triste que haya que leer LD para poder leer opiniones en que se atrevan a poner en duda la vaca sagrada. Afortunadamente en medios británicos se debate abiertamente la viabilidad del Euro. Por cierto, empiezan a oirse rumores de que el gobierno alemán podría estar preparando un plan B de salida del euro por si acaso.

Egocrata dijo...

No creo que lo hagan; primero porque el resto de los europeos se los comerían, y segundo porque la nueva moneda alemana sería bastante mal recibida.

gulliver dijo...

Empiezan a salir grietas en la pared, y para mí que el edificio no es sólido.

Egocrata dijo...

El tipo es de la Liga Norte. Un iluminado, vamos.

La verdad estas declaraciones de hecho van bien al Euro, que estaba un poco sobrevalorado en los mercados...

gulliver dijo...

Lo siento por tu sueldo ;-]