martes, junio 28, 2005

Sentencias del Supremo varias: P2P, biblias, periodistas, y expropiaciones

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos curra que da gusto. En esta última semana cuatro sentencias importantes, de las que realmente cambian cosas. Las comento una a una, para que os hagais una idea.

La primera fue la semana pasada. Se preguntaba al tribunal si las autoridades locales pueden expropiar a propietarios, en caso que sea para ceder esos terrenos a inversores particulares. New London, Connecticut, quería comprar varias casas para ceder los terrenos a un promotor, que haría oficinas y un hotel. La excusa del ayuntamiento es que eso regenerará el área y dará más ingresos en forma de impuestos a la comunidad.

Para sorpresa de muchos, el Supremo dijo que sí, que New London podía hacer eso. Es uno de los problemas de tener una constitución tan antigua, la verdad; la quinta enmienda dice que se puede expropiar para uso público, pero no limita que es uso público, ya que eso es matería legislativa. La legislación, claro está, no existe (a nivel federal), así que se puede definir localmente. Y sí, esos gritos de euforia de fondo son del colectivo de especuladores locales. Anda que no se pondrán las botas.

El segundo caso fue más bien uno desestimado. El tribunal decidió no atender a las peticiones de dos periodistas de Time y el New York Times, que pidieron amparo al verse envueltos en un caso esperpéntico. Se les acusa de obstruir la justicia, ya que no quieren revelar sus fuentes sobre la filtración que Valerie Plame trabajaba para la CIA. El cachondeo es que quien reveló esto fue Robert Novak, contertulio conservador en la CNN, que se ido inexplicablemente de rositas de todo esto. Malos tiempos para la prensa.

El tercer caso son en realidad dos, una de esas cosas que sólo suceden aquí. El Supremo debía decidir si tener los diez mandamientos en un juzgado y en los jardines que rodean al capitolio de Texas es una vulneración de la separación entre Iglesia y estado o no. Lo es en el primer caso, dentro de un edificio, pero no lo es en el segundo. Sí, están todos los juristas del país rascandose la cabeza, mientras la derecha ultrareligiosa está que se sube por las paredes hablando de persecución contra los cristianos (en serio).

La decisión que ha tenido más prensa, y que no ha comentado como Dios manda casi nadie en la blogosfera o los medios, es la MGM vs Grokster, o en otras palabras, la de redes P2P para compartir archivos. Ars Techinica, como de costumbre, tiene una excelente cobertura sobre el tema. La sentencia no prohibe estos programas, sólo da derecho a ir a juicio contra sus creadores si se puede demostrar que estaban diseñados y se promocionaban para violar derechos de autor. Es una condición tremendamente ambigua, que no hace ilegales otros programas existentes.

En otras palabras, no han invalidado la sentencia de 1984, la "Sony Betamax", como es conocida. En ella se estableció que el hecho que algo permita violar derechos de autor no significa que sea ilegal. Grokster, claro está, era una empresa que hacía dinero con la publicidad, y que trataba de atraer tráfico señalando que se podía obtener música como en Napster, de gorras. Con programas como el eMule, Soulseek y demás, que no llevan publicidad ni tienen una empresa detrás, demostrar la promoción de descargas ilegales será más dificil.

9 comentarios:

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
No, no voy a hablar del agua. Es curioso pero para dos personas que teoricamente son expertas en estos temas, como son Enrique Dans y Jorge Cortell la sentencia del p2p (en defintiva la que nos interesa a todos nosotros) es poco menos que el advenimiento del Anticristo para el primero, siendo una panda de inutiles e incompetentes los miembros del tribunal Supremo mientras que para el segundo, se ve como el p2p sin animo de lucro es bueno y legal. A eso se llama interpretar la sentencia.
Saludos a todos.

Egocrata dijo...

Otra de las cosas que no se han dado bien: el supremo no dicta sentencia contra Groskter, sino que ahora el caso vuelve a un tribunal inferior, que dictará siguiendo su dictamen.

La sentencia es de hecho ambigua, y traerá cola. Bajo mi punto de vista, será poco relevante. Cuando vuelva a haber un caso semejante, sólo habrá sentencia de aquí 2-4 años, y a saber dónde está la tecnología por entonces. Por no hablar que esta sentencia sólo afecta EUA; los blogeros europeos preocupados se pasan tres pueblos.

Por cierto, los medios de comunicación aquí estan concentrándose... en lo de los 10 mandamientos.

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Gracias a Dios que lo que se dictamine en los tribunales nacionales solo les afecta a ellos, pero si podria ser indicativo de una tendencia y seguro que desde cierto lobby cultural se defendera la sentencia en su sentido mas restrictivo.
Saludos a todos.

Trampu dijo...

Dada mi ignorancia supina sobre el derecho americano, me voy a tirar un poco a la piscina, pero la quinta enmienda, ¿no es la que hablaba sobre el derecho a no declarar contra uno mismo? Vamos, eso recuerdo de El Padrino II...

Egocrata dijo...

El texto completo de la quinta enmienda (que cubre un montón de cosas) es:
"Amendment V

No person shall be held to answer for a capital, or otherwise infamous crime, unless on a presentment or indictment of a Grand Jury, except in cases arising in the land or naval forces, or in the Militia, when in actual service in time of War or public danger; nor shall any person be subject for the same offence to be twice put in jeopardy of life or limb; nor shall be compelled in any criminal case to be a witness against himself, nor be deprived of life, liberty, or property, without due process of law; nor shall private property be taken for public use, without just compensation."

Egocrata dijo...

Usease, la última linea es lo de las expropiaciones.

Anónimo dijo...

En el tercer caso la constitucion USA es mas parecida a la Irani que a la francesa y esto que las 2 son +- igual de viejas.

Gulliver dijo...

The Supremes

Trampu dijo...

Lo dicho, ignorancia supina xD

En fins, todos los dias se aprende algo nuevo, gracias por la información