jueves, septiembre 08, 2005

Acusando de racismo alegremente

Si una cosa tienen las bitácoras y los artículos de opinión es que establecen causalidad con un poco demasiada alegría. Hoy me ha pasado leyendo La Fulana y le toca pagar el pato, pero no os preocupeis que hay para todos.

Se refiere, claro esta, a la acusación de racismo, que mezcla con algunas afirmaciones falsas y fácilmente rebatibles. Para empezar, no, los blancos de Boston, Massachusetts no reciben más subvenciones ni dinero federal que Louisina o Missouri, al contrario. Usando el término hispánico, el déficit fiscal del noreste con respecto el resto del país es bastante grande, y lo ha sido durante mucho tiempo. La cuestión no es qué porcentaje del gasto federal va al noreste, sino que de hecho el gasto social en el país es bajo.

Acusar de racista a la administración Bush es falaz. No hay datos todavía, pero es muy probable que la correlación entre nivel de renta y probabilidad de evacuación sea mucho más alta que entre evacuación y color de piel. Si se ha visto tanta gente de color sin evacuar es porque, sorpresa, más del 70% de la población de Nueva Orleans era negra, no por otra cosa. El problema es de clase social, no color de piel; quien se queda atrás son los pobres, no los negros.

El otro tema es la relación entre color de piel y pobreza, que sí, es fuerte... pero también espúrea. La comunidad afroamericana empieza con la integración a un nivel de renta menor que la blanca, y sigue, cuarenta años después, a una distancia igual o mayor. Sin embargo, el problema no es necesariamente el racismo, si no la falta de movilidad social. En otras palabras, si es igual de fácil salir de la pobreza para un blanco que para un negro. Casi todas las estadísticas que conozco señalan que la diferencia entre ambos grupos es escasa o nula, en igualdad de condiciones. En otras palabras, el problema es que es difícil salir de la pobreza, no que seas pobre porque eres negro.

Se tienen que mirar las cosas con lupa, y no decir tonterías alegremente. Y más cuando "lucha de clases" suena como más tradicional y es de hecho en esta ocasión más acertado.

2 comentarios:

Iñaki Garcia dijo...

La muestra la tienes estos días. ¿Acaso crees que si en Nueva Orleans fueran blancos y pobres les hubiera pasado lo mismo?. Estoy de acuerdo en que en ocasiones se acusa de racismo alegremente, pero también es cierto que el mayor indice de racismo del planeta está donde está y tu lo sabes. Es demasiado evidente.

Saludos

Egocrata dijo...

A los blancos pobres de Nueva Orleans les ha pasado lo mismo. ¿Por qué debería ser distinto?