martes, septiembre 20, 2005

¿De vuelta a la Luna?

Lo cierto es que estas cosas se anuncian a menudo, pero no dejan de hacerme cierta ilusión. Uno, que vio demasiado Star Wars y Star Trek cuando era pequeño.

Veamos. La NASA, que cuando no está poniendo parches en los transbordadores tiene aún cierto espíritu de pionero, quiere volver a la Luna antes del 2018... y sin pasarse del actual presupuesto. La idea es reciclar piezas y diseños de programas actuales (impulsores de los transbordadores, etc...), usar un poco de imaginación y supongo que llamar a MacGyver para que pilote el trasto, y hala, a la luna de nuevo. Todo por el módico precio de 104.000 millones de dólares en 13 años.

Siendo racionales, uno se pregunta si vale la pena gastarse ese dinero... pero lo cierto es que si Isabel la Católica hubiera estado con las mismas, Colón hubiera ido a América en pedalo. ¿Qué razones necesitamos para ir a la Luna, o incluso Marte? Las mismas que nos han llevado a cubrir el globo de humanos: porque está allí, y podemos ir. La verdad, ya toca que nos pongamos a pasear por ahí fuera; estamos en el año 2005 y aún no estamos en Júpiter buscando monolitos. Que decepción. ¿Tirar el dinero? No lo sé. Pero ya toca que paseemos un rato.

Hmmm... vale, de acuerdo. La NASA anuncia cosas así cada tres o cuatro años, y aún seguimos igual. Seguramente quedará en nada, y yo me quedaré sin ser Luke Skywalker. Pero soñar es gratis... ¡Hasta el infinito y más allá!

2 comentarios:

Gulliver dijo...

Siempre hay un perdedor, y en este caso el perdedor es la Ciencia, sobre todo ciencia planetaria y astrofísica, que verán como los sueños espaciales de Bush chupan todo el presupuesto de la NASA.

Para mí la gloria del viaje de Colón no era poner un pie en América, ni tampoco el posterior exterminio de nativos, la gloria era el conocimiento de todo lo que contenía de nuevo el Nuevo Mundo. En el espacio, las misiones no tripuladas sirven para adquirir conocimiento de un modo 10 veces más barato, con muchas más misiones diferentes, pudiendo arriesgar más y llegando más lejos. Pero parece que al Sr. Bush, a quien toda referencia al conocimiento científico le sonará a chino, cuando no a peligroso (evolución, calentamiento global, investigación con células madre), la única gloria posible es sacar por televisión a unos cuantos héroes nacionales que levanten el espíritu y la moral del país. Yo a eso le llamo populismo, más que exploración.

Si no se ha vuelto a la Luna desde los años 70 es porque es carísimo y la rentabilidad en cuanto a conocimiento nuevo escasísima. Ir a Marte será un proyecto monstruoso, que elevará mucho la moral pero dará mucha menos ciencia que el coste equivalente en misiones no tripuladas por todo el sistema solar. De hecho la NASA últimamente se ha embarcado en proyectos de dudosa utilidad, como la estación internacional, los transbordadores y ahora esto.

Por cierto, que otro perdedor de los nuevos sueños de Bush será la ciencia climatológica, que depende de nuevos satélites de exploración de la Tierra. Les está bien empleado por ir en contra de la política ambiental de Bush.

Egocrata dijo...

Qué quieres que te diga... Conocer Marte no sirve de nada si no es para vivir allí una temporadita. Lo mismo con la luna, vamos.

Si no es para ir y quedarse...