lunes, septiembre 19, 2005

Alemania: el mito del desempleo

Antes de meterme en discusiones bizantinas sobre coaliciones, partidos divididos y otras juergas referidas a las elecciones alemanas, un par de notas sobre las estadisticas de desempleo que se están lanzando alegremente por ahí fuera.

Primero, el paro en Alemanía no es el 11,5% que señala Libertad Digital, sino el 9,3%. Sigue siendo alto, pero son dos puntos menos, y coloca a Alemania en cifras algo mejores. ¿De dónde viene esta disparidad? Básicamente, porque la definición de paro que usan las estadisticas germanas es distinta a la habitual de la OCDE. Ellos consideran desempleado cualquier persona que haya trabajado menos de 15 horas en una semana, una medida mucho más estricta que la usada en otros países con gloriosas estadísticas de empleo, como es el caso de Estados Unidos (donde haber trabajado una hora ya te hace "empleado"). Sigue siendo una cifra relativamente elevada, cierto, pero eso no es todo.

Alemania son realmente dos países. Alemania occidental, capitalista de siempre, es un país rico, moderno y que funciona igual de bien que siempre. Alemania oriental, otra de las múltiples víctimas del comunismo, es una pequeña catástrofe autocontenida. La comparación más cercana sería que España se "reunificara" con Marruecos; la diferencia en niveles de renta entre las dos alemanias en 1990 era comparable.

Los niveles de desempleo entre ambas mitades del país son realmente gigantescas. Si sólo contamos la "vieja" Alemania Federal, el paro es un 7,5% usando la cuenta local; no es un nivel insignificante, pero es una buena cifra para un país que pretendidamente tiene problemas graves. El lado ex-comunista sin embargo roza el 20%, un nivel que sí es catastrófico, y más contando que mucha gente se ha desplazado al oeste. El modelo alemán, que muchos dan por muerto y enterrado, no tiene una salud tan espantosa. Contando que los länder occidentales además "disfrutan" de estar pagando transferencias al este como locos (hasta un límite de 4% del PIB; la mitad que lo pagan Cataluña y Madrid, por cierto) no se puede decir que su economía sea un absoluto fracaso.

¿Problemas? Sí, Alemania tiene sus problemas. Mucho me temo, por eso, que el problema no es tanto el "modelo social" si no "el este". Me gustaría ver qué sucedería si Estados Unidos absorbiera Méjico, por ejemplo...

2 comentarios:

Avelino dijo...

Eres un irresponsable. Mira que contradecir a los profetas del apocalipsis que auguran el irremediable final del malvado estado del bienestar norteeuropeo....

En cualquier caso, y sin entrar en las lecturas torticeras a las que se presta el asunto, me temo que nostoy del todo de acuerdo contigo.

No entro en datos concretos, pero la percepción que tengo como conocedor del país no es todo lo buena que era. Por lo que conzco en general hay descontento, los precios suben y el empleo no abunda como antes. La investigación y la universidad están viendo recortados los fondos progresivamente, tanto privados como públicos.

Vamos, no es que sea un país al borde de la ruina y sigue sorprendiendo al epañó medio que se pasa por allí, pero tampoco están como estaban.

Egocrata dijo...

Siguen siendo el mayor exportador del planeta (más que China, India, Japón o EUA). Por algo será...