miércoles, septiembre 14, 2005

Aerolineas, bancarrotas y el estado del bienestar

Hoy es un día triste para la industria aeronáutica americana. Las dos últimas compañías aéreas que formaban parte de las viejas "cuatro grandes", Delta y Northewest Airlines (las otras, ya fallecidas, eran TWA y Pan Am) han entrado en bancarrota.

Delta es la segunda mayor línea aérea del mundo en términos de pasajeros transportados, así que no estamos hablando de un fracaso en atraer clientes. Northwest es la cuarta del mundo en pasajeros-ingreso-kilómetro, así que tampoco hablamos de un enano en este caso. Ambas compañías mueren de una enfermedad que también padecen General Motors, Ford, y otras grandes viejas marcas americanas: los costes no-laborales derivados de la ausencia de un estado del bienestar como Dios manda en EUA.

Estas empresas, como muchas otras en el país, se encargan de ofrecer seguros sanitarios y pensiones a sus empleados y ex-empleados ya jubilados. Como comentaba hace relativamente poco, la sanidad privada no es precisamente barata en Estados Unidos, y los costes de proveerla no sólo son altos sino crecientes. Por añadido, el pago de las pensiones se enfrenta al problema que con el aumento de la productividad, cada vez hay menos empleados para cubrir a los ya jubilados, y el coste cae sólo en la compañía. Los nuevos, más jóvenes competidores de la compañía no vivieron la era dorada en los cincuenta donde las empresas cuidaban de sus empleados (y de sus duros sindicatos) durante toda su vida, y nacen si estos costes heredados. Con ello, los viejos dinosaurios sencillamente no pueden competir.

La situación es surrealista. Las empresas en Estados Unidos tienen dos opciones, si quieren que sus empleados tengan cobertura médica: o se autoimponen unos costes laborales enormes, o se van a Canadá. Toyota lo dijo no hace mucho, que el coste de tener no asegurados a sus obreros era demasiado alto, pero el de asegurarlos era peor, así que decidieron invertir en el país vecino, donde la sanidad sale más barata. En las aerolineas, las nuevas competidoras sobreviven mientras son capaces de no tener sindicatos ni seguros médicos, o bien tras emerger de una bancarrota y recortar esos derechos más o menos por la fuerza a sus trabajadores (caso de American o Continental).

En fin, hay buenas razones sobre por qué las líneas de bajo coste en Europa no han conseguido acabar con las viejas compañías, mientras que las americanas (con precios comparativamente menos baratos) sí. En Europa, el coste del estado del bienestar lo comparte todo el mundo, sin ventajas para los recién llegados. En Estados Unidos, el ser una compañía antigua, de una era con bajo paro y necesidad de dar buenas prestaciones para atraer trabajadores, equivale a no poder competir ahora.

La competencia desleal se oculta tras los sitios más extraños.

5 comentarios:

PFL2 dijo...

Joder, esto si que está bien visto por tu parte. No me imaginaba yo relacionar la bancarrota de las aereolíneas con el Estado de Bienestar.
No, si se notaba que el tema de los costes de la sanidad privada te lo habías currao.

Saludos

Alex Guerrero dijo...

Por un momento te creí convertido en el Vicenç Navarro de Yale.

Mira, el artículo está bien. Pareces tener la razón, pero... ¿por qué no incluyes alguna referencia para que veamos la estructura de costes de ambas empresas? ¿realmente pesaban tanto los beneficios sociales como dices? Habría que verlo para que no sea sólo una especulación de un tipo de la NBC.

Egocrata dijo...

Te lo puedo mirar, pero vamos, lo buscaré en Google igual que tú... Lo ley en el NYT no hace demasiado, por ejemplo.

Entra dentro de esa teoría que dice que un empresario tiene preferencias en este orden:

1- Yo no tener sindicatos, pero mis competidores sí.
2- Nadie tener sindicatos
3- Todos tener sindicatos
4- Yo tener sindicatos y mis competidores no.

Alex Guerrero dijo...

Here los datos que yo mismo pedía:
En Inglés.

- Comparemos, en la industria del metal ocurre lo mismo:
"At General Motors (GM:NYSE) , for example, the average cost of providing health care and pension benefits is around $1,360 a car. That's more per car than General Motors spends for steel. At Honda's (HMC:NYSE) U.S. operations, the health care and pension-benefit cost is only $107 a car."

Rocamadour dijo...

Genial. Ya sabes lo que opino de los artículos de este tipo que estás publicando. Sólo echo de menos que pongas algún enlace más a las fuentes para los que queremos profundizar.

Saludos y... a seguir así.