sábado, septiembre 03, 2005

Aclaraciones sobre Katrina

Me temo que la gente que se ha lanzado a criticar a Bush como posesos justo después del huracán, echándole la culpa de todos los males tras el desastre, están bastante equivocados. Lo mismo que los que critican el neoliberalismo o el capitalismo, por otro lado. El paso de Katrina ha expuesto vergüenzas a todos los niveles, tanto a corto como largo plazo, pero por encima de todo, ha dejado con el culo al aire la ciudad de Nueva Orleans y el Estado de Luisiana.

Es cierto que los problemas con los diques vienen de lejos, pero no son, ni mucho menos, culpa de esta administración. Se dice que el ingeniero que acompañaba a los primeros pobladores franceses ya dejó bastante claro que era un estupidez vivir en ese sitio, vamos. Como comenté no hace mucho, el mismo desarrollo de la ciudad hizo el lugar progresivamente peor, en un proceso de décadas. Toda solución que se usara provocaba otra serie de problemas, de hecho; los diques (que si, han visto recortado su financiación bajo Bush) frenan inundaciones, pero a su vez dañan el delta y los pantanos al quitarles sedimentos, haciendo la ciudad más vulnerable. Es una situación imposible.

Para acabarlo de arreglar, la agencia local que se encarga de los diques tiene inversiones en cosas tan necesarias para la seguridad de la ciudad como inmobiliarias y casinos. Mierda, corrupción y amigotes, todos los que quieran. Gestión, nula.

El problema grave, y verdadero origen del desastre actual, es la evacuación. La evacuación obligatoria se declara muy tarde, el sábado, a pesar que desde el jueves se sabía que era probable que el huracán fuera serio, enorme, y diera a Nueva Orleans de lleno. Sencillamente, tanto el alcalde como la gobernadora metieron la pata hasta el fondo. Para hacer las cosas peores, no había ningún plan de evacuación que aplicar, así que la gente se las tuvo que apañar para salir. Nadie pensó en los centenares de autobuses de colegios (que han acabado bajo dos metros de agua), varias lineas de tren (el mejor medio para mover gente en masa) o autobuses urbanos para ayudar a quien, oh sorpresa, no tenía coche. Que en Nueva Orleans, ciudad que tenía uno de los índices de pobreza mayores de Estados Unidos, era bastante.

En otras palabras, el plan para evacuar era "a correr, todos". Para hacerlo peor, entre monumentales atascos, las autopistas no fueron configuradas como vías de un sólo sentido hasta el sábado por la noche, así que es posible que incluso teniendo coche, uno no llegara a salir de la ciudad. Los que no podían salir, hala, a dormir en el estadio. ¿Mantas? ¿Medicinas? ¿Comida o agua o almacenada? Cero. Nada.

Llega el huracán, pasa sin dar a Nueva Orleans de lleno, y todo el mundo se felicita de la suerte de la ciudad. Durante el lunes, todo es ver qué ha pasado en la costa, preguntarse si la gente del estadio puede volver a sus casas y cuándo tendrán corriente... y noticias dispersas que los diques de contención tienen fisuras, aunque parece que sólo lo ven periodistas desde el aire, y nadie más. No hay gente vigilando los diques desde dentro de la ciudad, no hay nadie prestando atención. El martes, 36 horas después de la tormenta, 100 metros de dique ceden, y la ciudad se inunda, para sorpresa de todas las autoridades y desánimo de cualquiera que leyera las noticias.

Entonces, para acabarlo de arreglar, el departamento de policia de Nueva Orleans sencillamente se desintegra. Empiezan los saqueos, y la policia no hace nada para detenerlos; al contrario, se unen a la fiesta. La guardia nacional, controlada por la gobernadora de Louisiana, ni está en la ciudad ni se la espera; en poco tiempo, ley y orden se van al cuerno, nadie manda en la ciudad, mientras el agua inunda más y más calles.

Es el martes por la tarde cuando se añade a la fiesta la incompetencia federal. Los guardacostas, únicos que parece que saben lo que hacen, siguen sacando gente, pero el resto de los federales tienen un cruce de cables de los buenos. FEMA, que era la encargada (en teoría) de llevar agua y comida a la gente y sacar a los que se quedaron en el estadio, sencillamente tiene un ataque de cagarrinas profundo y desaparece. No es que no se atrevan a evacuar gente (los están tiroteando), es que ni llaman a protección, ni tienen autobuses, ni tienen suministros que llevar. No tienen nada, no saben nada, y pierden el tiempo en cosas como firmar contratos para que les cedan botes para hacer rescates, negociando precios mientras gente muere ahogada.

El miércoles, más de lo mismo. El jueves, más de lo mismo. El viernes, la única administración no politizada a nivel de gestión que queda en el gobierno federal, las fuerzas armadas, se ponen finalmente a hacer el trabajo. En apenas doce horas desde que se las llama, están sacando gente. Poca, lentamente (ya que a nadie se le ha ocurrido tener transporte listo para contingencias), pero están allí, imponen orden, y las cosas empiezan a funcionar. No es hasta el viernes, cinco días después del huracán, que se llevan suministros a la ciudad.

En resumen: aquí la ha cagado todo Dios. En todo caso, Bush no es el que más errores ha comentido. La agencia federal de ayuda, la FEMA, se ha caído con todo el equipo, pero es que a nivel local y estatal la cosa ha sido aún peor. Más allá de personas, no es un fallo del capitalismo ni ninguna estupidez de estas; es un fallo de respuesta del estado, con todas las letras. Aquí nadie ha hablado de privatizar ni de mercados; lo que no ha funcionado ha sido la administración, de arriba a abajo. Es su trabajo solucionar estos problemas, y entre la corrupción, incompetencia e insistencia en vivir en una realidad paralela de los que debían solucionar esto, la cosa ha acabado como ha acabado.

Rodarán cabezas, ya lo creo. Los periodistas quieren sangre.

21 comentarios:

Enrique Castro dijo...

Si señor.

En estos tiempos, y ante esta situación...lo que sobran son demagogias.

Completamente de acuerdo con tu post. Además hay imagenes que corroboran tus palabras.

Un saludo.
Enrique Castro.

Diego González dijo...

Mira, hasta yo estoy de acuerdo. Nada como un poco de sensatez en tiempos de crisis.

Ni todos los liberales somos ancap (ni miniarquistas), ni toda la derecha es Fraga o el alcalde de Lalín, ni todo el progrerío es ultracomu en plan Michael Moore. Es bueno saberlo.

Anónimo dijo...

bueno, la popularidad de Bush ha caído en picado tras Katrina, de algo han debido enterarse sus conciudadanos

Anónimo dijo...

¿Y el FEMA, agencia "federal", no depende del gobierno "federal"?

¿Y quien es el maximo responsable del gobierno "federal" desde hace unos cuantos años?

¿Un tal Bush, quizas?

http://www.fema.gov/spanish/about/history_spa.shtm

"Hoy en día, FEMA –bajo el liderato de Michael D. Brown– continúa su misión de guiar a los Estados Unidos para prepararse, prevenir, responder y recuperarse de desastres con la visión de "Una Nación Preparada" como parte del Departamento de Seguridad Nacional."

Anónimo dijo...

· los anfibios y helicópteros que andaban (andan) en Irak
· Los soldados que estaban allá (+1/3)
· el presupuesto desviado de los diques a la guerra contra el terrorismo
· Bush es el comandante en jefe y estaba jugando al golf, la Condi comprando zapatos
· Se le pidió ayuda al FEMA y pasó de todo hasta el 5 día

no se, no se, no me parece que exculpar a Bush sea correcto ni real

Anónimo dijo...

Hombre, yo interpreto por el texto que no se exculpa a Bush, sino que Bush es uno más de los muchísimos que comparten responsabilidades en ésto, y estoy de acuerdo también en que los mayores responsables son Alcalde y Gobernador.

Y tampoco digo que esto sea culpa del capitalismo, aunque probablemente sí se pueda decir que parte de la responsabilidad es de un modelo de estado que enfoca gran parte del presupuesto a una política exterior intervencionista dejando los asuntos internos más al mercado. Pero eso habría podido pasar en muchos otros países.

También creo que debiera servir, y no lo hará, para una reflexión en EEUU sobre lo que supone tener ese libre acceso a las armas, deberían darse cuenta que si el estado se cae las armas son muchísimo más un medio para atacar por parte de los delincuentes que un medio para defenderse por parte de los inocentes.

Anónimo dijo...

Buen resumen.

Una de las cosas más sangrantes que han ocurrido en todo este asunto a mi entender y no por tratarse de incompetencia sino por que parecehe cho a propósito es la prohibición del FEMA de dejar entrar a la Cruz Roja en NO. La rezón que proponen es tán estúpida que parece malinencionada: Si la cruz roja daba comida y agua la gente (que no tenía medios) decidiría no evacuar.

http://www.redcross.org/faq/0,1096,0_682_4524,00.html#4524

maty dijo...

Barcepundit: Supongo que a estas alturas es demasiado tarde...
http://barcepundit.blogspot.com/2005/09/supongo-que-estas-alturas-es-demasiado.html

Egocrata dijo...

Maty, nada que no haya dicho. Aunque el gobierno federal ha fallado en cosas (la FEMA, básicamente, ha sido espectacularmente incompetente; de hecho ni ahora está ayudando) la culpa es sobre todo de las autoridades locales y estatales.

Y sí, tanto el alcalde como la gobernadora son idiotas de primera división. Lo de la llamada está sin confirmar del todo, pero aún siendo así, la verdad es que Bush podría haber llamado antes, coño :-P.

maty dijo...

Para mí, la incompetencia ha sido general, mas los medios de difusión (antaño de comunicación) españoles parecen centrarse sólo en la figura de Bush, salvo alguna pincelada, HOY.

De todos modos, me pilla lejos lo que allí sucede, por lo que difícilmente puedo dar una opinión con más certidumbre.

Pero de lo que sí puedo comentar es sobre el comportamiento de la blogosfera hispana + ó - informativa. Salvo excepciones, casi nadie ha escrito sobre el sufrimiento de las víctimas, su desamparo. No, muchos parecen olvidar que lo primero son las personas, su DIGNIDAD.

Que algunos estén aprovechando la catástrofe para intentar instrumentalizarla es una vergüenza. Tiempo habrá para las disquisiciones políticas, ahora las prioridades son otras.

Lo que más me sigue doliendo, son algunos comentarios sobre que se lo merecen. El desprecio de tantos por el dolor ajeno no deja de indignarme.

En momentos como éste es cuando se pone de manifiesto la valía de las personas, en este caso bitacoreros.

Lo siento, pero la red española no deja de decepcionarme aunque ¿qué otra cosa podía esperarse? es un reflejo de nuestra sociedad, tan insensible e hipócrita, que sólo manifiestan preocupación de cara a la galería y poco más.

Terminando, pocos, muy pocos, han procurado escribir desde la ecuanimidad, como tú, de ahí que haya resaltado la reseña a tu anotación bitacoril.

Anónimo dijo...

Cuando un huracán de alcance especialmente grande golpeó esa isla el año pasado, el gobierno de Castro, apoyado por los comités ciudadanos de vecinos y los cuadros locales del Partido Comunista, evacuó a 1,3 millones de personas, más del 10 por ciento de la población del país, sin la pérdida de una sola vida; una hazaña alentadora que pasó prácticamente inadvertida en la prensa estadounidense.

Reboot, El Diablillo Cojuelo dijo...

Joder anónimo. ¿Sólo te sabes esa? ya te la he visto repetida en dos sitios, muéstrame dónde más has practicado de ajo.

Toledano dijo...

Excelente comentario. Te felicito.
Mira ya como algunos han añadido en los comentarios lo que les hubiese gustado leer.

Si el huracán hubiese primero arrasado Cuba y luego USA, creo que la gente se hubiese vuelto loca intentando explicarlo en términos ideológicos.

De nuevo, gracias por tu post. Me quito el sombrero.
(pero así no vas a hacer carrera política :P)

marine.fran dijo...

Hombre, extraer las culpas es algo que se tendrá que hacer. Y en eso EE.UU. y sus comisiones parlamentarias se han mostrado mejores que las españolas.

Por otro lado, estoy contigo en que sea extrapolado la figura de Bush, que seguramente tenga culpa, pero que no es el 100% responsalbe.

Lo que si está fuera de lugar son los titulares amplísimos de "El Neoliberalismo mató Nueva Orleáns". Porque, si somos críticos con nosotros mismos y con nuestros problemas; podemos decir que el estatismo mercantilizado quemó los bosques españles; o el gobierno socialista portugués arraso sus tesoros naturales. Y en él, al igual que con el Katrina, la incompetencia de las autoridades ha sido vegonzosa.

Al menos eso creo yo.

Victor Gonzalez dijo...

Una sola cosa te corrijo. Si habia un plan de evacuacion, actualizado al 2005, el cual no se cumplio.

Ademas en Enero de este ano, los federales les enviaron a N.O. 800 millones para upgrade de los diques, pero nada se hizo.

Aca hay bastante informacion, incluidos los planes de evacuacion:

http://junkyardblog.transfinitum.net/

Egocrata dijo...

800 millones es, si mal no recuerdo, un recorte de un 50% sobre lo que se necesitaba, 1600.

Aún así, el problema no es ese.

Sobre el plan de evacuación... si estaba, aún peor. Nada como redactar libros para que estén en estanterías en momentos como este.

V.G. dijo...

Egocrata:

Los 800 es un aporte del gobierno federal para el mantenimiento de los diques. sobre los 1600 que se necesitaba no tendo ni idea de lo que hablas.

Sobre porque no se aplico el plan de evacuacion: primero leelo, y luego preguntale al intendente de Nueva Orleans y a la gobernadora de Louisiasa porque no lo llevaron a cabo. El gobierno federal nada tiene que ver co eso.

Egocrata dijo...

La evacuación es culpa de alcalde y gobernadora, cierto.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza Valdes dijo...

Merry Xmas to all 4!