sábado, septiembre 10, 2005

Contratos, a los de siempre

Uno no necesita tener una bola de cristal para haber predecido esto: que los contratos de reconstrucción tras Katrina irían a gente que tiene amigos en la Casa Blanca. Una de dos: o Bush tiene muchos, muchos, muchos amigos, y por eso siempre hay alguno que pilla algo, o bien ser amigo del presidente es un gran negocio.

¿Después de lo de Irak, qué debemos creer? La verdad, Halliburton aparece demasiado a menudo, y más contando que tiene un historial de contratos inflados y otras actividades fraudulentas. Parece que tras Katrina, más de la misma mierda... aunque esta vez parece que los medios tradicionales están despertando.

4 comentarios:

Egocrata dijo...

Mierda de spam...

David dijo...

El negocio del destrozo es la reconstrucción, sino que se lo digan a Cheney.

Carmen dijo...

La verdad es que suena fatal que la misma empresa saque siempre tajada...Y suena aún peor que la saque ahora, después de que la catástrofe se produjera en parte por la incompetencia del Gobierno.
Un saludo!

JimmyJazz dijo...

El otro día escuché no sé donde que Halliburton tenía desde hace meses firmados unos contratos para la reconstrucción de toda esa zona en caso de posibles huracanes. ¿Sabéis de seguro si es así?

De ser así ya tenemos teorías de la conspiración para largo. Por cierto, ¿se habla algo por allí de que se trate de un estado claramente demócrata? Esta sería otra buena fuente de historias.

Y una pequeña reflexión al respecto de la sociedad americana, liberalismo/capitalismo... de eso que tanto hablamos en RP. Seguramente todos aquellos que defienden la desaparición completa del Estado, dejando todo en manos de la iniciativa privada, utilizarán la reconstrucción de la zona por parte de empresas como ejemplo de que el mercado llega a la mayoría de los sitios. Sin embargo, en este caso esa iniciativa privada no funcionó y tras 4 o 5 días el Estado tuvo que intentar tomar las riendas (con resultados lamentables como hemos visto) ante la inexistente caridad privada y voluntaria. Creo que ha sido un ejemplo del colapso que se viviría en una sociedad regida únicamente por el mercado, sin la red de seguridad que significa tener el Estado y su sistema asistencial, de seguridad, de sanidad, etc. (o al menos que garantice el acceso a estos servicios, aunque no los provea directamente). Está claro que luego hay diferentes tamaños para este Estado pero en la sociedad actual, eliminar toda protección, es directamente condenar a muchos de ellos en una sociedad que no incluye como uno de sus pilares la colaboración.

un saludo