jueves, mayo 26, 2005

Peculiares definiciones de tregua

Parece que Batasuna y compañía entienden por tregua "completa libertad de acción", acorde con sus declaraciones. Lo más probable es que estén probando los límites de la firmeza del gobierno, tratando de ver qué pueden esperar.

Bueno, pues bien poco. No le ha templado el pulso a nadie para meter a Otegui un ratito en la carcel, vamos. El margen de maniobra que le ha dado el parlamento a ETA están claros, e implican que hasta que no lo dejen, no hay conversación que valga; son tratados como criminales igualmente. Desde el punto de vista de Batasuna, esto les deja bien poco que hacer. La acción armada puede seguir infligiendo dolor a inocentes, pero no ha movido una pulgada al resto de actores, y se ha ido convirtiendo en una carga tremenda para ellos, ahora que el Estado les está dando de tortas con facilidad. Ahora mismo pueden escoger en permanecer en esa habitación oscura y húmeda, o aprovechar que el gobierno está dispuesto a escucharles si lo dejan.

Hablan ya de interlocutores válidos, y del esfuerzo que están haciendo. Lejos quedan las desafiantes declaraciones que el problema de la violencia es culpa del estado... A todo esto, PP y PSOE parece que paran de hacer el indio, y hacen frente común de nuevo. Empiezo a pensar que el PP agitantando el fantasma de cargarse EHAK (o como se llamen ahora) es incluso útil, recordando a ETA que de hecho viven de préstamo.