martes, mayo 17, 2005

Quedándose solos

El PP, como de costumbre, se queda más solo que nadie de nuevo. Hoy decían encantados que todo el mundo se equivoca menos ellos, que todos, todos, todos quieren romper España. No sólo eso, sino que defendían, tan ricamente, que su compromiso es sólo derrotar a ETA.

Viven en la mentira. No hay nada en absoluto en la resolución del PSOE que implique rendición. No "abre la puerta a la rendición"; el diálogo sólo es posible si ETA deja las armas. Si el PP no está de acuerdo con esto, es porque no le admite ni una rendición incondicional, la oferta que el parlamento ha hecho. El PP supongo que prefieren que sigan, o bien gúlags para nacionalistas. Si no, no se entiende.

Están en una realidad paralela. No ya en terreno dudoso, o girando a la derecha para evitar que el partido se rompa. Hoy ya no. Zaplana y compañía han cruzado directamente al mundo de Libertad Digital, persiguiendo masones, rojos y gnomos de Zurich. Están criticando fantasmas, atacando resoluciones ficticias, y cargando contra los molinos de viento. El PSOE consigue que todo el mundo pida que ETA se rinda, y ellos son los únicos que se bajan del burro. Sencillamente patético.