jueves, febrero 10, 2005

Comunistas en las universidades, o algo peor

Todo empezó cuando un idiota de la universidad de Colorado, Ward Churchill, comparó las víctimas del 11-S con Eichmann. Que se lo tenían bien ganado por ser la clase financiera opresora global, vamos. Una burrada de café como cualquier otra, que demuestra que los profesores de estudios étnicos no deberían opinar de lo que no saben.

El tipo tenía que dar una conferencia en una universidad de Nueva York no hace mucho, pero el héroe cruzado conservador local, una especie de Jimenez Losantos lo único que menos imbécil, Bill O'Reilly, la tomó con él. Se puso a hablar que era un escándalo que un hombre que odia America como Churchill diera conferencias pagadas por el dinero de los contribuyentes, etcétera, y que lo tenían que cancelar todo, y echar al tipo de su trabajo. Vamos, amando la libertad de cátedra y de expresión a todo tren. Incluso llevó al hijo de una víctima del 11-S para que mostrara su indignación en directo, a grito de "mi papá no era un nazi".

Bueno, la Jihad de los medios conservadores ahora es contra las universidades, esos centros de libertinaje, comunismo y sodomía que insultan a America y apoyan al terrorismo con sus críticas al mandril en jefe. Son todos unos progres, dicen. Quieren convertir a América al socialismo, y rendirla ante los islamofascistas. Malos, son maaaaaalos. Que lo sepais.

En fin, que todo el país lleva un rollazo Macarthyano que ni os cuento, ultimamente. Lo más triste es que los conservadores se pasean por aquí con la retórica que son perseguidos por la élite liberal (Hollywood, universidades y la gente de las dos costas), cuando controlan congreso, senado, presidencia y tribunal supremo. Y la gente se lo traga en el sur. Algún día entenderé este manicomio, en serio.

Nota aparte: O'Reilly es conservador, pero es realmente un tipo inteligente, y un periodista bastante serio la mayor parte del tiempo, a pesar de tener un ego del tamaño de Júpiter. Mucho mejor que FJL, vamos.

3 comentarios:

Alavés dijo...

La verdad es que veis Macartistas por por doquier, es increible. Yo no veo ninguno, sólo veo algunos irresponsables morales acólitos de la filosofía altruista, esos que se han creido las bondades del marxismo y que pulverizarían a Bush mientras portan pancartas del NO WAR. También veo otros que no quieren que jetas arribistas y tocacojones insidiosos den conferencias con visita pagada, al menos si fuera de su propio bolsillo... Un poco más de responsabilidad moral, un poco más de racionalidad y de raciocinio, éso es lo que hace falta. Pero en fin, muchos seguirán viviendo en su mundo de Yupi, donde Bin Laden y Bush son igual de malos y Wolfowitz es cruela de vil.

Egocrata dijo...

Ya he dicho que Churchill es un idiota. Lo que es totalmente desproporcionado es que los conservadores, que son mayoría aquí, estén con esta sensación de ser perseguidos. Cuatro intelectuales inofensivos, y aquí ya hablan de odio a America.

En fin, volvemos a lo de culpable por asociación. Gracias por los comentarios, por cierto.

Anónimo dijo...

Egocrata, yo defiendo tu pequeño articulo, que refuerza la impresion que me causo aquel articulo que te mande (y que parece que aun no has leido), en el que una autora norteamericana cuenta como las redes conservadoras locales tratan de boicotear las opiniones progresistas, sobre todo las emitidas desde las universidades. No es nuevo el grito de "antipatriota" o el envio masivo de correos a cualquiera que en publico haya expresado alguna opinion en contra de la guerra, de Bush o del 11-S.

Decir que debian morir por ser capitalistas y dominadores del mundo es pasarse mas de tres pueblos, pero la campaña de los conservadores persiguiendo a los enviados del mal en su propio territorio tampoco es una idea brillante... No llegan a ser Macarthistas (espero que no empiecen a hacer desaparecer a gente, ya seria el colmo), pero sus campañas contra la libertad de catedra empiezan a hacerse demasiado habituales. No todos los que se oponen a Bush son comunistas...

Pobrecitos, desde la caida del muro ya no saben contra quien expresar su odio, necesitan nuevos enemigos de America, para reforzar su Sueño Americano.

Cos.