domingo, febrero 13, 2005

Más sobre el referéndum

Ignacio Urquizu sigue convencido que el PP quiere que salga el no:

Y si algo desea el PP, es que el gobierno tropiece. Saben que es muy impopular en España decir NO a Europa. Pero bueno, si la cadena de radio amiga, los periodistas amigos y la "gran tertulia" de Curry Valenzuela en Telemadrid ayuda, ¿por qué no esperar un NO significativo? Si saben que estas cosas luego se olvidan. Total, ya se opusieron a la OTAN y ahora son ellos los "socio fundadores" como quien dice. En fin, Roger, que esto de los referenda no es nada inocente. Y el PP lo sabe. Sabe que un referendum tiene más consecuencias que apoyar un SÍ o un NO. Sabe que la popularidad de los gobiernos puede aumentar tras un referendum exitoso.


Estoy de acuerdo en que un referéndum no es algo inocente, pero sigo pensando que para el PP el "no" sería un coste político significativo. El electorado es mayoritariamente europeista, y la evidente falta de entusiasmo del PP durante la campaña no le saldría gratis. Lo primero que debe hacer un líder de la oposición es parecer responsable, y Rajoy ha coqueteado un poco demasiado con la tropa del "no" como para que le salga a cuenta una negativa al tratado.

Por cierto, aún no he visto ni uno abogado del "no" darme un argumento decente. Se pide un voto negativo para chinchar a ZP, porque no es una constitución "social" (como si poner derechos sociales en nuestra constitución ha bajado mágicamente el paro) o porque es un superestado opresivo (que gestiona un 1% del PIB. Menuda cagada).

El nuevo tratado, como todo lo que sale de Bruselas, es un horrible monstruo mutante, largo, farragoso, ambiguo y complicado. El detalle más importante, no obstante, es si este mamotreto es mejor o peor que el tratado de Niza, al que sustituye. Porque votar no equivale decir "quiero quedarme con el tratado de Niza", no decir "nos salimos de Europa" o "fuera ZP". La verdad, dicho llanamente, cualquier cosa es mejor que la abobinación de sistema de votación del tratado de Niza. Si va el rollo declarativo, la nueva constitución tiene más retórica social francesa rimbombante. Y como de superestado nada aún, me parece que lo lógico es votar sí, incluso si no creyera en el proyecto europeo.

Aunque claro, con la de iluminados votando al tuntún que hay....
.

1 comentario:

Nearco dijo...

A mi las razones del no, argumentadas desde diferentes posiciones no me convencen. Estoy entre la abstención o bien el sí, que como dices es la opción lógica (y casi inevitable).