sábado, febrero 19, 2005

De la importancia de la comunicación política

Es una de las cosas de las que se habla poco, pero que es crucial en la supervivencia de un político: su habilidad para relacionarse con los medios de comunicación. Cuando por aquí digo a veces que ZP es un buen político, me refiero básicamente a esto. Todo eso de la baraka y la buena suerte tiene bastante de mito; lo que distingue a Zapatero es su increíble talento para que las tortas se la lleven otros, y el problema lo solucione él.

Lo del Carmel estos días ha sido un ejemplo de libro del tema. Si se mira objetivamente, la Generalitat se ha portado como debía. Se han cargado unas casas, se evacuó rápido, no hubo víctimas, lloverán ayudas y casas nuevas, y han reconocido que es culpa suya porque las cosas no se hicieron bien. Si, quizás el hundimiento era evitable, pero a veces las obras son chapuceras o se tiene mala suerte, y más contando que el proyecto venía de un gobierno anterior.

Si todo lo relacionado con el dichoso túnel es un drama, por eso, es básicamente por la increiblemente torpe política de comunicación de la Generalitat. En parte por ser un gobierno de coalición y no coordinarse, en parte por simple y llana incompetencia, se han explicado mal, han tratado de evitar que se convirtiera en un circo, y la han pifiado pero bien. Entre que ERC se obsesionó en echar balones fuera, y después se pasó esa delirante restricción a los medios (probablemente con la mejor de las intenciones, para no caldear los ánimos, aunque fuera una decisión estúpida), lo que era un problema relativamente menor, en el que la administración estaba haciendo lo que debía, se convirtió en un escándalo.

El contraste con ZP cada vez que se ha metido en un berenjenal es realmente tremendo. Primero, cada vez que hay un problema, las tortas se las llevan los ministros o colaboradores, no él. El mejor ejemplo fue cuando Carod-Rovira, Perpinyà y todo el jaleo posterior. Zapatero hizo que Maragall tomara las decisiones al principio, dejándole a él la capacidad de mover ficha el último, aparecer como decisivo, y ser el que mueve el resultado a ojos de la prensa. Las medias tintas para quienes mueven antes; ZP, mientras tanto, tuvo el lujo de poder ser rotundo en todas sus intervenciones, cerrando cada ronda de la polémica. Por no hablar como se las apañaron para sólo producir titulares a la hora que les convenía, de modo que los medios tuvieran o no cosas que comentar según les convenía (las noticias negativas siempre eran después del cierre de los periódicos; las positivas a la hora de las tertulias radiofónicas).

Se requiere un talento especial para esto, no es nada fácil. El PP, en sus últimos tiempos, parece que lo perdió totalmente. La guerra de Irak (nunca explicaron por qué nos convenía), el Prestige (de algo se queja Fraga), y sobretodo, el 11-M, fueron espectaculares muestras de ello. Contando que la mayoría de periódicos (ABC, El Mundo, La Razón) y radios (Cope y Onda Cero) son más o menos conservadores, es tremendo como se las apañaron para hacerse daño solitos. Otro tanto en lo del caso Carod-Rovira, en que le dejaron toda la iniciativa al PSOE, y se portaron como niños histéricos... de hecho, estoy casi seguro que el PSOE salió reforzado en las encuestas, no el PP.

Lo dicho. Muchas veces una noticia es importante o no, es buena o mala, según lo rápidos que los políticos sean reaccionando a ella, y cómo dosifiquen los tiempos de su reacción. Es lo que distingue un político de verdad de un gestor glorificado... y es lo que have a Bush y Karl Rove tan rematadamente buenos ganando elecciones.

6 comentarios:

Smith dijo...

Eso de que ZP sepa desviar rersponsabilidades hacia los colaboradores me recuerda a las etapas media y final del felipismo. Filesa, GAL, Fondos Reservados... nada recaía sobre Felipe. Saludos cordiales

Egocrata dijo...

Más a mi favor. Felipe González será muchas cosas, pero como político en bruto era brillante.

Es el único guiñol que exclamaba "jodido carisma" de vez en cuando :-).

Anónimo dijo...

A Tony Blair le llaman Teflon Tony por algo. Yo lo pongo también en la lista :-).

Egocrata dijo...

Blair y ZP usan estilos de comunicación muy parecidos, ciertamente.

Topgun dijo...

Efectivamente la habilidad para comunicar convenientemente los mensajes y el "buen rollo" con los periódistos es importante, completamente deacuerdo. Pero discrepo en tu valoración de Zapatero como buen comunicador, yo creo que no es ni más ni menos que cualquier otro, en el PSOE hay muchos que le superan en ese aspecto, su éxito no está en él si no en el PFFR que viste de seda cualquier monada que él haga o diga, sin el grupo PRISA, de que ibas a afirmar lo que dices, ni siquiera te atreveriías a insinuarlo, ya que ZP es muy contradictorio (a veces hasta el absurdo).

Egocrata dijo...

Pedro Jota, que de lacayo de Polanco tiene poco (creo), siempre ha reconocido que ZP es muy bueno en eso. Incluso FJL, tras la entrevista que le hizo, dijo que ZP estuvo muy bien.

Yo creo que no sólo es prisa, vamos.