miércoles, febrero 02, 2005

Cada loco con su tema (si, otra vez sobre vascos)

En fin. La verdad es que quiero parar de hablar del tema, pero no hay manera. No hay nada más en los periódicos, cosa que me parece irritante. Seguro que en alguna parte del mundo pasan cosas más interesantes que ese debate de locos (de hecho hay un montón, como fraude electoral en Iraq. La democracia avanza), pero como todo el mundo habla de ello, pues ale, que el espacio de blog es gratis.

El debate fue más o menos lo previsto. Me pareció interesante, no obstante, lo radicalmente distintos que eran los discursos de Ibarretxe, Zapatero y Rajoy. Era como escuchar a tres escuelas del pensamiento político de tres eras distintas, la verdad. Ibarretxe, a lo suyo. Nacionalismo a la antigua, los derechos del pueblo vasco se remotan a cuando Julio César hacia la mili, y el PNV es el portador de toda la nación vasca. Zapatero sacó a Habermas (que Aznar no entendió nunca) y se puso a hablar de ciudadanía y consenso, que le va mucho. Rajoy se puso el traje de jacobino, con ideas de soberanía nacional de manual decimónico. Muy bonito, si a uno le divierten estas cosas.

A efectos prácticos: bueno, todos contentos. Rajoy porque con su danza del macho delante del lehendakari queda bien delante de su partido. Como el morrazo en las elecciones vascas lo tienen garantizado, al menos no lo acusarán de blando en casa. Ibarretxe pudo hacer su mitin en el congreso, poner cara de radical, y rezar para que Batasuna no se saque alguna (tregua) de la chistera que le quite el protagonismo. Zapatero, mientras tanto, se ha puesto en el centro (con el paseo de Rajoy a la intransigencia, está como vacio), y le ha dado al PSE munición electoral en forma de reformismo moderado, a ver si rascan algo del PNV.

¿Qué esperar ahora? a ver si acierto alguna. La amenaza de consulta popular de Ibarretxe se cumple (aaaaah) y el tío convoca elecciones al parlamento vasco (pfff). Una semana después, Batasuna, ETA, y algún loco de ese lado dice que están dispuestos a dejar las armas. A todo el mundo le da un ataque de cagarrinas profundo: al PNV, porque si legalizan a Batasuna se les ha jodido el invento, al PP, porque es un trampa y no, no y no, a Aznar porque la idea que sea Bambi que acabe con ETA le mortifica, y a Federico Jimenez Losantos... bueno, este le da un ataque epiléptico, mínimo. Zapatero y el PSE se ahogan bajo las seis toneladas de medallas que se ponen.

Si no hay tregua/alto el fuego (cosa que me extrañaría), todo depende del talento del PSE para quitar votos moderados al PNV y atraer voto útil del PP, y la actitud de Batasuna hacia el plan Ibarretxe. Si el PNV no saca una gran victoria (una abrumadora mayoría absoluta), le tocará negociar. Y tendremos otro estatuto a la catalana, en el que participará hasta Mayor-Oreja.

En el fondo, no ha sucedido gran cosa. En serio (y si la acierto, es que soy la leche).

2 comentarios:

Ignacio dijo...

No aciertas ni de coña. Sólo el Yoyas tiene la solución y por ahora no le invitan a Crónicas Marcianas.

Egocrata dijo...

Bah, el Buenafuente ya tiene más audiencia. :-).

¿Cual crees tú que es la salida más probable?