viernes, febrero 25, 2005

Lo importante, otra vez... Economía

Para variar, la mayoría de los medios andan ignorando alegremente las noticias que realmente afectan a la gente, es decir, las decisiones de política económica del gobierno. Porque hoy ha habido un montón. Veamos.

El Mundo tiene un buen listado resumido de las actuaciones. La mayoría son bastante lógicas: medidas para aumentar la competencia en algunos sectores, incentivos fiscales para el I+D, una agencia de control de las políticas públicas... nada demasiado marciano, y algunas cosas (mercado eléctrico) muy necesarias. Hay tres puntos, sin embargo, que merecen comentario.

El primero, medidas fiscales para apoyar "sectores sensibles", como turismo y téxtil. Mira, pero no. Si un sector necesita que le bajemos los impuestos para sobrevivir (vaya, que le subvencionemos), es que algo anda mal con esa industria, no con los impuestos. Las empresas tienen que sobrevivir sin la ayuda del estado. Es pagar tontamente.

El segundo punto es el incremento de las ayudas a los parados de larga duración, con una paga que se mantiene una vez tienen empleo. Suena surrealista, pero esta medida sí tiene sentido. Uno de los problemas de este grupo es que llegado un cierto punto se desaniman y no aceptan trabajos. Esta paga crea un incentivo para que cojan cualquier cosa, dejen de cobrar el paro, y pasen a cobrar una ayuda menor que les sube un poco el sueldo. Se ha usado en otros países (Holanda, si mal no recuerdo) y funciona bien, no es una mala política.

La tercera medida es la más interesante, por creativa: la agencia pública del alquiler. Es una muy buena idea, que la prensa no está explicando como debe. Básicamente, la agencia actuará como intermediario entre inquilino y propietario. El propietario "cede" a la agencia la gestión del piso. La agencia se encarga de asegurarse que cobra (nada como ser papá estado para hacer eso), y garantizará que se devuelva al propietario en buen estado, a cambio de una pequeña comisión. Si se hace bien, esto ayudará a que mucha gente con pisos vacios se anime a alquilarlos, al tener mayor seguridad que no acabará en los tribunales tratando de cobrar o teniéndose que gastar dinero para arreglarlo tras el paso de un inquilo-Atila.

Por añadido, también se han aprovado un montón de incentivos fiscales para empresas de alquiler, y se eliminan algunas de las limitaciones a sociedades inmobiliarias, aparte de plazos y detalles varios. Todo muy necesario, me parece a mí. Si es tan cara la vivienda en España se debe en gran parte a la gigantesca cantidad de pisos vacios que hay ahí fuera (entre 3 y 4 millones, según el Economist), y a lo poco que hay en alquiler, con un mercado demasiado regulado. A ver si esto arregla algo.