lunes, febrero 07, 2005

Tonterías económicas sin sentido

El artículo tonto en lo que va de año, creo. Mira que normalmente los columnistas que campan por allá fuera meten la pata que es un primor, pero este Jorge Valín no ha escrito un artículo, ha escrito una lista de la compra de tonterías ecómicas de los años ochenta.

Primero, se queja del fuerte incremento del paro alemán. Cierto, es alto, pero el "gran" incremento viene por el cambio en la recogida de estadísticas. En fin, no sea que la realidad se interponga en una crítica al blanco preferido de los niños, El País. Tras eso, dice que el sistema de "más estado" y "más bienestar" de los últimos 70 años nos ha llevado a "más desempleo, más socialismo, menos libertad y más dependencia.". El melón este no sabe la tasa de paro que había ahí fuera en EUA en 1934 (22%) ni lo maravillosa que es la libertad de vivir con el culo al aire y sin curro. Es genial no depender de nadie, y pasar las de Caín. Lo que nos falta aquí es otra Gran Depresión.

Oh, sí, el "fracaso" del estado del bienestar. Por eso los niveles de educación (y por ende, la productividad) en todas partes han aumentado, la pobreza entre los jubilados se ha reducido al mínimo (era epidémica en los 30), la esperanza de vida ha subido como nunca, y aún mejor, ha subido más (gastando menos) en los países que la sanidad es pública. Alemania tiene sus problemas (una adicción regulatoria grave, la mitad este del país devastada y unas leyes laborales incómodas), pero no tienen nada que ver con el estado del bienestar. Pero claro, estas distinciones se escapan a veces.

Es divertido ver como columnistas encuentran soluciones magníficas en 4-5 párrafos a problemas que en el mundo académico hay gente que lleva décadas pensando y discutiendo sobre ello. Qué es lo que produce el crecimiento económico, por ejemplo, es todavía un misterio. Sabemos que hay algunas condiciones necesarias, pero no suficientes para ello (un estado efectivo que recaude impuestos y garantice una cierta seguridad jurídica, tener suerte en lo que uno escoge exportar, no tener petroleo...), pero no hay aún grandes teorías sobre la materia. Esto a Valín le lleva sin cuidado, claro.

Un día de estos haré lo mismo, opinando de física cuántica. Oye, si el puede hacerlo con la economía, yo puedo también con otras cosas....

Nota al margen: las dos fuentes casi siempre fiables (en mi opinión) para opiniones sobre economía son el Economist y el Financial Times. Están al día del debate académico, son poco ideológicos, y argumentan bien.

2 comentarios:

Groucho Marx dijo...

Quizas si opinas sobre fisica quantica incluso encuentras alguna nueva particula subatomica, o la solución a una fusion nuclear rentable...

Manu dijo...

Es lo que tienen los austríacos que están cegados. Yo un día osé meterme con este sujeto y Juan Ramón Rallo (uno de los que tiene bitácora en liberalismo.org) se puso como una furia. Por cierto, nunca les verás dar un sólo dato. Pero claro, ellos se justifican: no somos empiristas. Y se quedan tan anchos...