domingo, febrero 13, 2005

Conciencia de clase en EUA

No salgais corriendo, no toca citar al barbas y su gente. Nada de marxismo hoy. Sencillamente comentar un par de anécdotas curiosas que me han pasado estos días que me han hecho pensar un poco.

No hace demasiado estaba hablando con un par de estudiantes de postgrado de Yale, y salió el tema de buscar trabajo (aaaah) al salir de la universidad. Uno de ellos, un economista, comentaba que la gente que sale de Harvard hablan de "drop the H-bomb" (lanzar la bomba H) cuando tienen una entrevista de trabajo. Se refieren, nada menos, a mencionar que han estudiado en Harvard. Aunque los habitantes de Yale no hablan de la bomba-Y, ambos comentaban felices que mencionar la universidad también abría muchas puertas. Miembros de una élite, y conscientes de ello.

Un par de días después, en un seminario de partidos políticos, se comentaba Weber y su idea sobre liderazgo. Weber es esencialmente un elitista en bastantes cosas, y señala la necesidad de que los líderes (ilustrados, entusiastas, sabios) guíen a las masas (atontolinadas, egoistas, limitadas) en un sistema político. El profesor lanzo el comentario, como quien no quiere la cosa, que es de la gente que sale de Yale (señalando a la clase) donde deben salir esos líderes Weberianos, esa élite intelectual que dirige empresas y países. Vi gente asintiendo, cosa que me sorprendió mucho.

¿A qué viene esto? Parece mentira, pero la socialización como élite cultural está ahí, sin duda. Los Estados Unidos es una sociedad muy estratificada a veces, más aristocrática que Europa, y con una idea de noblesse oblige muy fuerte. Parte del rebote conservador que hablaba el otro día viene como reacción a esto. Curiosamente, es una reacción conservadora a la élite liberal que "cree saber los que es bueno". Lo dicho, un país raro.

Nota al margen: a decir verdad, a mi también me han dicho alguna vez que estábamos llamados a ser los intelectuales del futuro. Emili Boronat, en los Escolapios. Anda que no ha llovido. Intelectual no sé, pero pedante un rato.