sábado, febrero 19, 2005

El fin de una era: Collina cuelga las botas.

Si Nacho Urquizu se puede permitir hablar de fútbol, yo también. Bueno, del entorno, que es esa cosa nebulosa que rodea a los equipos. No criticaré a nadie, eso me lo reservo para cuando acabe la jornada de liga este fin de semana. Sólo señalare que el mejor arbitro del mundo, Pierluigi Collina, lo deja...

y que el New York Times le ha dedicado un artículo. No dicen nunca nada sobre fútbol (a veces, al margen, Liga de Campeones...) pero cuando el calvorota ha decidido dejarlo, reportaje al canto. En fin, será que Collina sí es una estrella mediática, que hace que los niños sueñen con raparse el pelo, poner cara de mafioso poseído por el demonio y liarse a sacar tarjetas.