lunes, febrero 28, 2005

Guerra contra el mercado: farmacéuticas

En lo que se está convirtiendo de manera involuntaria en una serie de entradas a la bitácora bajo el mismo lema ("viva el mercado, abajo los empresarios"), hoy en Estados Unidos vemos otro ejemplo.

No hace demasiado, la administración Bush prohibió la importación de medicinas desde el peligroso e insalubre país del tercer mundo llamado... Canadá. Bueno, parecía peligroso e insalubre; las razones que dieron es que las pruebas para poner una medicina en el mercado en Canadá eran muuucho peores. Pero fatales, vamos. Ignorando el hecho que la esperanza de vida allí es más larga y que la FDA deja pasar alguna medicina ligeramente mortífera de vez en cuando, vamos.

Las razones reales, claro, eran otras. De hecho, las mismas que prohiben al gobierno federal negociar el precio de las medicinas que compra para Medicare: subvenciones encubiertas, o como llaman por aquí, corporate welfare. Las farmacéuticas trabajan duro (esto... financian campañas) para conseguir esta clase de legislación. Con la prohibición de importar medicamentos desde Canadá, el precio de estos es a menudo el doble al sur de la frontera que en el norte, al estar el mercado cerrado a competidores. En otras palabras, las empresas del sector quieren todo menos libre empresa, trabajando en feliz oligopolio mientras tanto.

Los demócratas están, ahora mismo, pegando chillidos por el congreso, a ver si la opinión pública se da cuenta de estas absurdidades. De momento, sigue estando prohibido importar de Canadá Viagra fabricada en Estados Unidos.
.